La Arquidiócesis Primada de México pidió al presidente Andrés Manuel López Obrador a tener más prudencia y paciencia hacia la prensa, a fin de evitar odio a los medios de comunicación y lograr con mayor rapidez la reconciliación que prometió en su campaña presidencial.

“¿Para qué necesitamos a la prensa libre? Para entender el mundo y el momento que nos tocó vivir y hacer lo correcto para mejorarlos, por eso pedimos templanza, prudencia y paciencia, en la medida que el presidente se serene, podrá con mayor rapidez reconciliar a México, como lo ha prometido”.

A través del editorial “La prensa debe ser libre”, publicado en el semanario religioso Desde la Fe, la iglesia católica enfatizó en que el mandatario conoce el poder de las palabras y más las suyas, por el cargo que posee.

“Por eso mismo está obligado a hacer acopio de prudencia, pues quien ataca a la prensa no es un ciudadano común, sino el presidente de la República que debe representar a todos y evitar las funestas consecuencias del repudio a la prensa libre y crítica”.

La arquidiócesis encabezada por el arzobispo Carlos Aguiar Retes consideró que las palabras del presidente pueden derivar en la desacreditación de los periodistas o provocar “odio colectivo” hacia los medios de comunicación, “sólo por el simple hecho de no estar en línea con su pensamiento o por analizar, criticar y cuestionar sus decisiones”.

Enfatizó que los medios de comunicación y el periodismo tienen la labor de informar y cumplen con la función democrática de ser un contrapeso y dar equilibrio al poder. “Los medios y el periodismo no son un acompañamiento complaciente o acrítico”, afirmó que el Presidente puede decir lo que piensa y de ser necesario ejercer su derecho a réplica.

“Si por algo está hoy en Palacio Nacional es porque ha planteado una historia y una interpretación de la realidad nacional que convenció a quienes votaron por él”.

La Iglesia Católica mostró preocupación por la forma en la que se ha referido el presidente al gremio durante las conferencias matutinas.

“Preocupa que se refiera a la prensa y en especial a un periódico, como sus enemigos y los ha hecho blanco de sus ataques”.

Lamentó las amenazas de muerte en contra del director del periódico Reforma, Juan Pardinas, y lo consideró como algo inaceptable en un régimen democrático como lo tiene México.

“Estas amenazas no son casualidad, no pueden mirarse ajenas a un discurso presidencial de reproche y descalificación hacia un medio de comunicación. De ninguna manera se puede decir que el Presidente haya ordenado una agresión, pero tampoco se puede negar que es de su enojo de donde abrevan algunos de sus seguidores”, concluyó el artículo.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.