Siguen las investigaciones en torno al avión privado que se dirigía a Monterrey, Nuevo León, y cayó en Coahuila, causando la muerte de las 13 personas que iban a bordo.

El diario Reforma tiene la hipótesis sobre la falta de pericia del piloto al intentar librar la cúspide de una formación de tormentas por lo que terminó en una caída libre de dos minutos del avión ejecutivo rentado que procedía de Las Vegas y se localizó en la sierra de Monclova.

En la aeronave Bombardier Challenger bimotor, con la matrícula N601VH, murieron los integrantes de dos familias que eran originarias de Yucatán y Tabasco. Sus hijos estudiaban y vivían en Monterrey desde hace años.

Pérdida total del control y desplome

De acuerdo con los reportes, los ocupantes del avión regresaban a Monterrey tras disfrutar de la pelea de Saúl “El Canelo” Álvarez en Las Vegas, a donde llegaron el viernes a las 19:08 horas.

En la ruta, seguida por el piloto Juan José Aguilar Talavera, suele formarse una “celda” que se conoce como Cumulus Nimbus, la cual se asocia con turbulencia severa y granizo.

Fotografía propiedad de: El Siglo de Torreón

El mencionado rotativo indica que, según los registros aeronáuticos, el piloto, de 45 años de edad, quiso librar la cúspide de esta formación de tormentas, iniciando un ascenso de 37 mil pies –su altura de ruta– a 40 mil pies, pero en ese proceso un descuido suyo provocó una pérdida de velocidad de la aeronave… y posteriormente una pérdida total del control y el desplome.

La aeronave, con matrícula de Estados Unidos, cayó descontroladamente 20 mil 160 pies (unos 6 kilómetros) por minuto hasta que impactó dos minutos después en un área serrana de difícil acceso.

La caída tuvo lugar a 239 kilómetros del aeropuerto Venustiano Carranza, en el municipio de Ocampo, Coahuila.

Con licencia de piloto pendiente

Otra información que ha salido a la luz y que tiene relevancia es que, según el reporte de vuelo, Aguilar tenía su licencia de piloto pendiente; en tanto, el avión estaba operando en México como aerotaxi sin contar con autorización.

También se ha informado que los pasajeros que murieron pertenecían a las familias Reyes Luna y Vela García, originarias de Yucatán y Tabasco, respectivamente, pero con fuertes lazos con Monterrey ya que allí estudiaban sus hijos, que también fallecieron en el accidente.

Cinco de los jóvenes fallecidos eran alumnos o egresados de la Universidad de Monterrey (UDEM).

En tanto, se detalló que los dos padres de familia fueron compañeros de trabajo, primero en Pemex, y en los últimos años como ejecutivos de Typhoon Offshore, una empresa del Grupo Salinas.

Los “otros” pendientes del piloto

En una publicación de El Siglo de Torreón (07/05/2019), en su edición digital, señala que el piloto de la aeronave, el capitán Juan José Aguilar Talavera, fue detenido en el año 2006 por la extinta Procuraduría General de la República. Se le acusaba de trabajar para el grupo criminal que comandaba Joaquín “El Chapo” Guzmán. El diario cita el boletín 946/06, emitido el 20 de julio de 2006 por la PGR, donde se informa que fueron detenidos “11 integrantes de una célula de El Chapo Guzmán en el aeropuerto de Tijuana, Baja California”. Entre ellos estaba el capitán Juan José Aguilar Talavera y su hermano, Martín Israel. “Las 11 personas fueron apresadas en el reclusorio Oriente, acusadas en la causa penal 95/2006 por delincuencia organizada, tráfico de indocumentados y posesión de armas.”, precisa la publicación.

Sin embargo, esto no es todo en los antecedentes del piloto. El rotativo afirma que, en el año 2011, “Aguilar Talavera fue contactado como parte de una operación internacional para traer a México de manera clandestina y con documentos falsos al hijo del depuesto gobernante libio Muamar Gadafi, Saadi Gadafi, y su familia, de acuerdo con información de la Procuraduría General de la República”.

En este caso se cita la averiguación previa 147/2011 que menciona a tres pilotos y además al empresario Christian Eduardo Esquino Núñez, dueño de Recreación y Diversión y Star Wood Management, quien habría proporcionado “un avión Hawker 800 a cambio de 145 mil dólares”. El Siglo de Torreón detalla que “el plan se estropeó porque los pilotos Roberto García Galindo, Mario Maborao Lagunes y Aguilar Talavera se negaron a seguir la operación y llegar a territorio libio”.

Debieron llegar el domingo por la tarde

Según los reportes, el avión partió a las 14:52 horas de Las Vegas (tiempo de Nevada). Iba a Monterrey y debía arribar a las 18:30 horas locales, por lo que, a no tener noticias, las autoridades aeronáuticas emitieron esa noche una alerta por desaparición del avión.

En su cuenta de Twitter, “El Canelo” Álvarez lamentó el accidente.

“Lamento profundamente el terrible accidente del avión proveniente de Vegas. Agradezco de corazón el apoyo de toda la gente que viaja para ver mis peleas. Mis oraciones están con sus familiares”.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.