Este 10 de mayo, miles de madres de personas desaparecidas salieron a manifestarse para exigir, por octavo año consecutivo, la aparición con vida de sus seres queridos, “queremos justicia y verdad, este día no hay nada que celebrar, nos faltan nuestros hijos para abrazar”, reclamaron.

En la Ciudad de México, la marcha comenzó alrededor de las 10 de la mañana, partió del Monumento a la Madre para llegar al Ángel de la Independencia. Entre los contingentes, estaban colectivos de familiares de personas desaparecidas de estados como Guerrero, Veracruz, Tamaulipas, Coahuila, Baja California Sur, Estado de México y por supuesto, la Ciudad de México.

“Otro 10 de mayo aquí porque no les hemos recuperado, porque nos los arrebataron injustamente. Pero no nos callaron y no nos detendrán. Desde el día de su desaparición vivimos el horror, nos hemos quedado sin dinero, la gente nos culpa por lo que nos hicieron, enfermedades han empeorado, no dormimos”.

Demandó que el Estado mexicano siempre ha sido el responsable directo de la desaparición forzada, “su impunidad ocasionó la ausencia forzada de personas adultas hasta niños”; agregó que ningún gobierno ha sido capaz de resolver esta crisis que sólo abona a una gran nube de impunidad.

Al grito de “Vivos se los llevaron, vivos los queremos” y de “Ahora se hace indispensable presentación con vida y castigo a los culpables”, los contingentes llegaron al Ángel de la Independencia y leer sus exigencias.

ONU-DH acompañó a las familias

A la manifestación también acudió la Oficina de la Alta Comisionada de Naciones Unidas para los Derechos Humanos. Su representante, Jan Jarab, dijo que, a pesar de los grandes retrasos del Estado, “hay que reconocer la aceptación como prioridad de las crisis de desaparición”.

Asimismo, apuntó la importancia y la voluntad de aceptar las recomendaciones internacionales con un cambio de actitud hacia las familias, sin embargo “queda mucho trabajo por delante, un reto y desafío enorme para reducir la impunidad”.

Reconoció que todos los avances en materia de Desaparición Forzada han sido debido al esfuerzo y lucha de las familias que han presionado a las autoridades estatales.

“Le recuerdo al gobierno que, en agenda forense, la comunidad internacional sigue estando dispuesta a ayudar a México para la identificación. Y sobre todo hay que mejorar la atención a las víctimas, dar respuesta y garantizar la participación de las familias”.

La crisis no empezó en 2006, fue en 1969

En el mitin final, los comités de búsqueda pioneros recordaron a la sociedad que el crimen de la desaparición forzada no empezó en 2006, sino desde la Guerra Sucia en los años setentas, “desde entonces no ha dejado de perpetuarse como crimen de lesa humanidad. Tenemos un nuevo gobierno debe comprometerse a cambiar este infierno, no queremos simulación”.

Hace 50 años, el comité ¡Eureka! registró la primera desaparición forzada. Para 1989, este delito ya estaba presente en 21 de los 32 estados de México.

En cuanto a las demandas, la principal es el funcionamiento adecuado de búsqueda e investigación de las más de 40 mil personas desaparecidas, según la cifra oficial, pero más de 150 mil, según los colectivos.  Así como un mecanismo extraordinario internacional de identificación forense y la aceptación del Comité de la ONU sobre Desaparición Forzada por parte de la Secretaría de Relaciones Exteriores.

“A 8 años de la primera marcha en 10 de mayo, somos cada vez más mujeres, madres, esposas, hermanas e hijas, cada vez tenemos más fotos que cargar. México ¿por qué eres indolente? ¿Hasta cuándo?”, expresó el Comité Fundem.

Advirtieron que no se debe permitir que ninguna madre más se sume a “este andar de dolor, porque seguimos exigiendo lo mismo; verdad, justicia, reparación de daño y garantías de no repetición”.

Foto propiedad de: Nancy Gómez / SDPnoticias.com

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.