Los numerosos incendios registrados durante el fin de semana, así como un aumento en el promedio de altas temperaturas y las condiciones de poca dispersión de los vientos, han sido elementos determinantes en los niveles de contaminación y de poca visibilidad alcanzados desde el pasado 10 de mayo en el Valle de México.

En conferencia de prensa conjunta, autoridades del gobierno federal, del Estado de México y de la Ciudad de México, explicaron las causas de alta contaminación percibida por ciudadanos de la megalópolis y el por qué no se ha procedido a declarar la Fase 1 de Contingencia Ambiental.

En su intervención, la Jefa de Gobierno capitalina, Claudia Sheinbaum, presentó un breve sumario de 2016 a 2019 en cuanto a las temperaturas, la presencia de vientos y las afectaciones por incendios forestales en la ciudad. De acuerdo con el informe, de enero a mayo de 2019 se han registrado 43 días con vientos menores a 2 metros/segunda, lo que representa la cifra más alta durante el periodo de análisis.

Aunada a la poca dispersión de contaminantes por el viento, la ciudad ha registrado 73 días con temperaturas superiores al promedio, la cifra más alta desde 2016. Pese a que el número de incendios urbanos no es el más alto en los últimos 4 años, cerca de 3 mil 900 hectáreas han resultado afectadas por las llamas, cifra que representa un incremento de 900 hectáreas respecto a 2018.

“No es que haya habido muchos más incendios que en años anteriores, el problema que tenemos hoy son altas temperaturas y una sequía que ha provocado que haya menor dispersión de contaminantes, asociadas a bajas velocidades de los vientos. Si tienes dos días donde hubo dos incendios muy fuertes y no hay dispersión de contaminantes, se mantiene la concentración”.

Establecerán Contingencia para partículas PM 2.5

Acompañada del subsecretario de Gestión para la Protección Ambiental de la Secretaría de Medio Ambiente y Recursos Naturales, Sergio Sánchez Martínez, y de autoridades del gobierno del Estado de México, Sheinbaum Pardo recalcó que la Comisión Ambiental de la Megalópolis se encuentra en sesión permanente desde el pasado sábado 11 de mayo y que, de momento, no se ha procedido con la activación de la Fase 1 de Contingencia porque no se han rebasado los 150 puntos de PM10 del Índice de Calidad del Aire.

Sin embargo, la mandataria capitalina aclaró que sí se han emitido alertas de salud y que se trabaja en un proyecto para contar con un mecanismo de Contingencia para las partículas PM 2.5, cuya afectación a la salud de las personas puede ser mayor por la composición misma de los contaminantes.

En cuanto a la contaminación por el uso de automóviles, Sheinbaum dijo que existe un rezago de política ambiental y que la apuesta es adoptar regulaciones similares a Estados Unidos (EU) y Canadá, donde se exigen autos con sistemas más optimizados.

“Se hizo mucho énfasis en los vehículos viejos, pero finalmente lo que te va a permitir ir reduciendo la contaminación son las normas de vehículos nuevos”.

Añadió que en la Ciudad de México existen gasolinas y diésel bajo en azufre, pero los vehículos nuevos siguen con normatividades obsoletas. Por ello, se buscará actualizar las normas de vehículos junto con el gobierno federal.

Con información de Notimex

Foto propiedad de: Gobierno de la Ciudad de México.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.