Líderes de unos 15 países, entre ellos Nueva Zelanda y Francia, y representantes de la industria tecnológica se comprometieron este miércoles en París, Francia, con el “Llamado de Christchurch”, para limitar la difusión de contenido violento en línea, como ocurrió hace casi dos meses con el tiroteo contra dos mezquitas.

La primera ministra de Nueva Zelanda, Jacinda Ardern, y el presidente francés Emmanuel Macron reunieron a los líderes de Reino Unido, Canadá, Senegal, Noruega, Irlanda, Indonesia, Jordania y la Comisión Europea, entre otros, así como a representantes de los gigantes Facebook, Twitter, Amazon y Google.

Firmaron el documento con el objetivo de establecer normas que permitan que las nuevas tecnologías funcionen para el bien común de la sociedad, sobre todo las nuevas generaciones que pasan la mayor parte de su tiempo en línea, de acuerdo con reportes del diario local Le Figaro.

Ardern y Macron convocaron a la cumbre contra el terrorismo en las redes sociales y se logró la firma del “Llamado de Christchurch” a fin de que los gobiernos y las empresas digitales se unan en la lucha contra la publicación en línea de “contenido terrorista y la violencia extrema”.

El texto incluye el compromiso para colaborar a largo plazo y reflexionar sobre el contenido terrorista en línea, como fue el caso del video que trasmitió en vivo a través de Facebook el australiano Brenton Tarrant, cuando disparó contra decenas de personas en dos mezquitas en la ciudad neozelandesa Christchurch, el pasado 15 de marzo.

Cada país, según el documento firmado, se compromete a “luchar contra las causas del terrorismo y la violencia extrema”, aplicar las leyes nacionales para castigar la difusión de contenidos problemáticos o para “asegurar que los medios de comunicación traten éticamente” los ataques.

Asimismo, colaborar con las plataformas en la red para evitar la difusión de los actos de violencia.

Las redes sociales Twitter y Facebook, así como Microsoft, Google (propietario de la plataforma de videos YouTube), Amazon, la Fundación Wikimedia y empresas francesas se responsabilizaron a tomar medidas transparentes respecto al diseño y aplicación de sus reglas.

El acuerdo en París se alcanzó después del anuncio de Facebook de restringir su plataforma Live al usuario que viole las reglas de uso de la red social, en particular las relativas a los contenidos.

La primera ministra de Nueva Zelanda dio la bienvenida al anuncio d la red social y dijo que era un buen primer paso que mostraba un compromiso compartido para hacer que la transmisión en vivo sea más segura.

El tiroteo en las mezquitas de Al Noor y Linwood en Christchurch, en la costa este de la Isla del Sur de Nueva Zelanda, cuando Tarrant con una cámara en la frente hizo un streaming durante 17 minutos, causó 51 muertos y 48 heridos, así como el rechazo internacional y duras críticas contra Facebook.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.