El senador por el Movimiento Regeneración Nacional, Napoleón Gómez Urrutia, se deslindó del asesinato de Gilberto Muñoz Mosqueda, secretario general suplente de la Confederación de Trabajadores de México.

El también líder del Sindicato Nacional de la Industria Petroquímica,Similares y Conexos de la República Mexicana fue atacado a balazos en Salamanca, Guanajuato, el pasado sábado y murió al llegar a las instalaciones de la Cruz Roja.

La acusación

Tras el asesinato de Muñoz Mosqueda, el secretario general de la CTM, Carlos Aceves del Olmo, comentó que esperaba que el conflicto con la Confederación Internacional de Trabajadores no tenga que ver con el homicidio.

“Ojalá el intento de Napoleón Gómez Urrutia de reducir a la CTM no haya tenido nada que ver con el asesinato”, comentó Aceves del Olmo a Ciro Gómez Leyva.

Esa declaración no fue bien vista por “Napo”, quien rápidamente declaró que ninguna manera tuvo algo que ver con ese crimen.

“Es verdaderamente irresponsable que Carlos Aceves del Olmo insinúe que tuve algo que ver con la muerte del secretario general suplente de la CTM”.

Que volteen los ojos a su propia organización

El también presidente de la CIT sugirió, en Radio Fórmula, que el asesinato se tome en cuenta dentro de la misma organización.

“Creo que debería voltear los ojos hacia su propia organización”.

Le disparó un grupo armado

Según los reportes, un grupo armado disparó a Muñoz Mosqueda cuando circulaba en una camioneta Nissan Armada Gris por la avenida Sol, casi esquina con Obeliscos, en la colonia Benito Juárez, en Salamanca.

El hombre, de 83 años de edad, fue trasladado a la Cruz Roja en un vehículo particular, pero cuando llegó a la institución ya había muerto.

Se le consideraba como uno de los hombres más notables del sindicato desde hace más de tres décadas, y con influencia en la dirigencia nacional de la CTM.

Foto propiedad de: Graciela López/Cuartoscuro

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.