Con la celebración del Día Mundial de la Metrología, descrita por la Real Academia Española como la ciencia que determina los patrones de medida y ordena los sistemas de verificación para su correcta aplicación, también llegará un importante cambio en la forma en que definimos el kilogramo como una unidad.

La nueva definición, basada en la en la constante de Planck, sustituirá el prototipo internacional del kilogramo, también conocido como ‘Le Grand K’, una pieza de metal que se ha mantenido bajo llave en una bóveda de alta seguridad de París y cuyo peso definía la unidad desde hace más de 130 años.

La constante de Planck es una constante física definida como 6,6260701510-34 Kgm2*s, la cual describe el comportamiento de las partículas y las ondas en la escala atómica, tomando en cuenta tres unidades: el metro, el kilogramo y el segundo.

Esto significa que el kilogramo será definido en términos del segundo y del metro, que son unidades ya definidas por el sistema internacional.

El valor del ‘Kg’ se mantendrá como lo conocemos

Aunque esto no significará un cambio en el valor para las medidas que las personas normales utilizan todos los días, sí tendrá un impacto considerable para los científicos e investigadores.

El cambio se debió principalmente a que, con el tiempo, ‘Le Grand K’ perdió átomos y masa porque es “susceptible de daños y factores ambientales”, según el Laboratorio Nacional de Física (NPL, pos sus siglas en inglés); durante su vida útil habría perdido aproximadamente 50 microgramos, según el reporte de National Geographic.

El cambio, efectivo a partir de este lunes 20 de mayo, fue decidido en noviembre del año pasado por un grupo de científicos y creadores de políticas públicas de alrededor de 60 países, quienes votaron por unanimidad para redefinir el kilogramo.

Foto propiedad de: National Institute of standard and Techonology

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.