Las edificaciones de la zona arqueológica de Quiotepec, en Oaxaca, fueron restauradas, tras las severas afectaciones que sufrieron por el sismo del 7 de septiembre de 2017. 

Para los trabajos de intervención en la plataforma de cimentación del Conjunto 4, el muro oriente de Conjunto 3 y un Juego de Pelota, los expertos del Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH) enfrentaron diversas complicaciones climáticas, de acceso y movilización de materiales.

En la época prehispánica, la zona arqueológica fue un importante centro civil y religioso, actualmente está dentro de la Reserva de la Biosfera Tehuacán-Cuicatlán, declarada Patrimonio Mundial por la Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura (UNESCO).

El arqueólogo Jorge Bautista Hernández, del Centro INAH Oaxaca y responsable de las labores de recuperación, recordó que el sismo provocó daños mayores en los edificios, en esencia estructurales: colapsos de secciones completas de muros de mampostería, grietas y fisuras, acumulación de escombros y desplomes.

Señaló que la ubicación del sitio arqueológico en la salida de la boca de un cañón fluvial, significó un desafío para los especialistas por que el sitio es de difícil acceso, incluso se tuvo que utilizar transportar los materiales y herramienta a lomo de animal.

En un comunicado, Bautista Hernández precisó que los trabajos, que se realizaron con la participación de las autoridades comunales de la localidad de Santiago Quiotepec, municipio de Cuicatlán, Oaxaca, desde la gestión hasta su conclusión se llevaron a cabo en un año.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.