La Comisión Nacional de los Derechos Humanos censuró la retención, desarme y humillación hacia un grupo de militares, cometido en La Huacana, Michoacán.

Para el organismo, bajo ningún supuesto debe hacerse uso de la fuerza y la violencia para solicitar o exigir planteamiento alguno, por lo que demandó a las autoridades competentes realizar las investigaciones necesarias para hallar y sancionar a los responsables.

La tarde del domingo, luego de que los castrenses son retenidos por varias personas que dijeron ser integrantes de autodefensas, exigieron a mandos del Ejército que les fueran devueltas armas que se les había requisado a cambio de la libertad de los soldados.

Y se las devolvieron

El Ejército regresó cuatro armas largas que había incautado a un grupo de civiles, entre las que se encuentra un fusil Barret, calibre .50, capaz de atravesar el blindaje de vehículos.

De acuerdo con fuentes militares, los soldados habían sido atacados en dos ocasiones cerca de la comunidad Cuimbo, por lo que se aseguró el armamento junto con cargadores y cartuchos.

Posteriormente, cuando regresaban a su unidad, los 11 militares pasaron por la cabecera municipal de La Huacana, donde pobladores (entre ellos mujeres y niños), les cerraron el paso y para “no provocar una desgracia”, los soldados entregaron su armamento”, dijeron fuentes.

Exigencia de seguridad a personal militar

Al respecto, Derecho Humanos demandó que se preserve la seguridad e integridad del personal militar y que se prevengan hechos de difícil reparación. Asimismo, reprobó todo acto de violencia o conducta que se encuentre fuera de la ley.

“Bajo ningún supuesto es posible el uso de la fuerza y la violencia para solicitar o exigir planteamiento alguno.”

Además, subrayó que es preciso que las autoridades tengan protocolos de actuación y estrategias para la atención de estos casos y evitar que se presenten pérdidas de vidas.

La reacción de Calderón

Al respecto, el expresidente Felipe Calderón, quien en 2007 instrumentó una estrategia contra el crimen organizado, que comenzó en Michoacán, por lo que sacó a los militares en las calles, pidió que se permita a los soldados defenderse ante agresiones como la ocurrida en Michoacán.

“¡Es inaceptable! Tiene que revocarse la orden presidencial que impide a los soldados defenderse (…) ¡Los militares también tienen derechos humanos!”, comentó en Twitter.

Fueron liberados

El gobernador de Michoacán, Silvano Aureoles, informó que los soldados fueron liberados. Además, comentó que al repeler los ataques en Cuimbo, los efectivos abatieron a dos hombres e hirieron a un menor, que se encuentra fuera de peligro.

Foto propiedad de: Juan José Estrada/Cuartoscuro