Hace unos meses el director de Comunicación Social de Presidencia, Jesús Ramírez, dijo en una conferencia en la UNAM que en el sexenio de Enrique Peña Nieto se habían gastado 60 mil millones de pesos en comprar publicidad oficial para promocionar al Estado. Señaló, además, que había unos 15 columnistas y comentaristas que a título personal recibieron una cuarta parte de ese total devengado -esto es, 15 mil millones de pesos en seis años.

Retomando esas y otras declaraciones del vocero presidencial, el rotativo Reforma solicitó a Presidencia, vía el INAI, se le proporcionara la información oficial que sustentara esos dichos.

La (no) respuesta oficial a ese requerimiento llegó por parte de Presidencia días después en forma de una relación de 36 periodistas, conductores, comentaristas, publicistas y dueños de distintos medios de información que supuestamente habrían recibido poco más de un mil millones de pesos, producto de la venta de publicidad oficial durante todo el sexenio federal pasado.

Así, independientemente de que la información proporcionada por Presidencia en respuesta a la petición tramitada resultara a todas luces no responder lo que se solicitaba, adicionalmente la lista generada dio cuenta de menos del 3 por ciento de lo que Comunicación Social de Presidencia ha declarado como el total invertido por la administración peñista en publicitarse (esto es un mil 81 millones de pesos de un total de 60,000 millones de pesos).

En razón de lo anterior, las empresas SRS y OPMI, a través de AMLOVEmetrics, se dieron a la tarea de formularle a una muestra representativa de los mexicanos la siguiente pregunta:

“La semana pasada, el periódico Reforma dio a conocer la lista de 36 empresas y periodistas que recibieron dinero del gobierno por la venta de publicidad durante el sexenio de Peña Nieto. La lista la entregó la presidencia. Los montos en este listado equivalen a solo 3% del dinero público devengado por estos conceptos en ese período. ¿Considera usted ético que el gobierno de AMLO haya revelado sólo el 3% de estos gastos y no incluyera el 97% restante?”

Las respuestas fueron las siguientes:

El 37.5% de los entrevistados consideran que es ético, mientras un abrumador 62.5% considera que no lo es.

En esta ocasión, se levantaron 800 encuestas por teléfono, con operadora, desde un Call Center, el 27 de mayo, con selección aleatoria de entrevistados, con un margen de error estadístico de +-3,4%. No incluye el 15% quien dijo que no sabe.

Los resultados que ha arrojado esta encuesta indican que los mexicanos demandan, como parte de las acciones de un gobierno honesto, que se le dé prioridad a la publicitación y transparencia ABSOLUTA de datos claros, veraces y objetivos.

Así, de forma contundente, la ciudadanía considera NO ético que un gobierno, en este caso el encabezado por el presidente López Obrador, no dé cuenta del total de las empresas (y los montos) que vendieron publicidad al Estado mexicano por distintos conceptos.

AMLOVEmetrics continuará inquiriendo, como lo viene haciendo desde el día posterior a las elecciones presidenciales de 2018, sobre diversas cuestiones del acontecer nacional que sean de interés para la ciudadanía mexicana

Foto propiedad de: Especial

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.