Cinco integrantes de una familia permanecieron atrincherados por más de 18 horas en el interior de una finca del municipio de Hidalgo, Nuevo León, que fue sitiada por elementos de las distintas corporaciones, hasta que se ejecutó una orden de cateo.

Las autoridades buscaban a dos hombres quienes, el pesado viernes, participaron con una balacera contra un grupo rival que opera en la zona. Acorralados, los sospechosos decidieron entregarse a las autoridades, pero estos se negaron apresarlos, debido a que no existía flagrancia, por lo cual, tuvieron que esperan que se girara una orden de cateo y la aprehensión correspondiente.

La Fiscalía General de Justicia del Estado, informó que la movilización policiaca se registró desde la noche del pasado lunes y se extendió hasta la tarde del martes. La vivienda se localiza en calles de la colonia Benito Juárez, cerca de la cabecera municipal de Hidalgo.

Los sospechosos sólo fueron identificados como Víctor, de 35 años y un cuñado de este que sólo fue identificado como Félix. Dentro de la casa, estaba también la esposa de Félix y un matrimonio de la tercera edad, quienes no fueron identificados. Los tres fueron liberados al no existir algún delito en su contra.

Según los primeros informes de las autoridades, los hechos se reportaron a las 21:00 horas del lunes, cuando hombres armados atacaron la vivienda de los sospechosos. Se dijo que estos viajaban en un Mustang y un Tsuru de Nissan, y accionaron armas de alto poder contra la finca. Fue en ese momento que los sujetos salieron portando armas largas, para repeler la agresión.

Una unidad de la policía preventiva de Hidalgo llegó para investigar la balacera y fueron recibido a tiros, sin que resultaron policías lesionados. Los pistoleros llegaron hasta el domicilio en donde se atrincheraron.

En el sito se intercambiaron balazos, por lo cual, las autoridades solicitaron apoyo a otras corporaciones, llegando personal de la policía municipal, Ejercito Mexicano y Fuerza Civil, quienes aseguraron un radio de 200 metros.

Las autoridades encontraron todo un arsenal dentro de la casa y varias dosis de droga.

Los abogados mencionaron que se cometió un abuso de autoridad, debido a que sus clientes se entregaron y se negaron a detenerlos, pero tampoco los dejaron salir, por lo cual, estaban privados de la libertad en forma ilegal.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.