Por Francisco Tijerina.

“Es propio de hombres de cabezas medianas

embestir contra todo aquello que no les cabe en la cabeza”

Antonio Machado Intolerancia

En los nuevos tiempos de la polarización de México en los que tienes que definirte en un bando o en otro, “a la de a fuerza”, con frecuencia enfrento el dilema de responder o no a los envites que muchos me hacen en redes sociales.

Y es que si les haces caso creen que les das importancia y si no respondes imaginan que ellos ganaron la partida y no tienes argumentos para rebatir.

La actitud de nuestro tiempo nació de la polarización en la política, pero ahora se está trasladando a muchas otras áreas de la vida cotidiana.

Me parece gravísimo, y lo digo muy en serio, la violencia con la que responden, cuestionan o pretenden imponer su visión de las cosas algunos; me asusta la facilidad con la que se instalan en pontificadores y jerarquía que intentan imponer al descalificar a quienes no comparten sus puntos de vista.

Me resulta en ocasiones simpático el que para todo tengan una respuesta y que se avienten tres maromas para justificarse y terminar diciendo que ellos son la única opción viable, correcta, honesta, democrática y de futuro; lo demás y lo de antes es la corrupción, el fraude, lo indebido.

Muchos de ellos se olvidan que tienen historia y que en el pasado fueron parte activa de lo que hoy critican y hasta se beneficiaron de ese sistema.

Me caen de variedad porque en los ciclos de la vida he visto cómo férreos defensores de algunas posiciones arremeten casi con la vida en determinado momento y al poco tiempo se les cae la venda de los ojos y empiezan a despotricar en contra de lo que antes defendían, pero cuando les recuerdas su pasado inmediato lo niegan todo.

Así que no sé bien qué hacer, ¿les contesto o no?

ftijerin@rtvnews.com

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.