Por Félix Cortés Camarillo.

No se trata de que en Washington se pudiese lograr ayer mismo un esbozo de arreglo para impedir que Donald Trump impusiera su voluntad de castigar al gobierno indisciplinado de México que no entiende la inevitabilidad de que debe ser el policía migratorio de los Estados Unidos en la frontera del Suchiate. En ese asunto queda en claro un par de cosas: primero, que Trump no va a ceder antes del lunes y ejercerá el primer cinco por ciento de aranceles a los productos que van de México para allá a menos de que el Congreso o algún elemento valiente del poder judicial se lo impida. Si eso no sucede, el presidente de los Estados Unidos va a tener un elemento de presión adicional.

En segundo lugar, que con toda la espectacularidad del asunto, el ejecutivo de los vecinos tendrá que doblar las manos ante la evidencia de la realidad económica de su país, y que de paso, queda en evidencia de que el tema no tenía el peso pretendido.

Los gobiernos, por lo general y en todas partes, acuden a la salida del arabesco lateral, colocando la trivia por encima de la esencia cuando hay asuntos serios y alternativas vacuas: Naasón Joaquín García, líder de la iglesia llamada La Luz del Mundo, con sede en Jalisco y que agrupa –dicen– a millones de seguidores en más de quince mil templos de 58 países, ha sido encarcelado en los Estados Unidos acusado de graves delitos de abuso sexual y tráfico de personas; eso incluye un caso al menos de violación de una menor.

El pastor García, hace menos de un mes y a causa de su quicuagésimo cumpleaños, fue objeto de un homenaje en el Palacio de Bellas Artes, sin mayor consecuencia ante las protestas del abuso de un recinto oficial. El presidente López, en beneficio de la medida de la directora del INBAL, alegó que en el velorio de Diego Rivera se había colocado sobre su féretro la bandera del partido comunista de México. Desde luego que no es cierto y tuvo que corregir cuando le contaron que fue el cuerpo de Frida Kahlo la que recibió ese homenaje. No afecta la esencia del mal uso del teatro.

Nos encontramos a fin de cursos en el ciclo escolar. La CNTE acaba de logar una victoria aplastante sobre la sociedad haciendo que se borre cualquier reforma educativa que no pase por sus tompiates. Y así será.

No importan las deficiencias de nuestros sistemas escolares, el bajo rendimiento de los escolapios, su desnutrición en las capas de menores ingresos y los laxos controles de rendimiento en nuestras primarias y secundarias.

Nos encontramos con una revolucionaria medida: en aras de igualdad de género, en las escuelas oficiales y privadas de México, las niñas pueden usar pantalones y los niños pueden ir a clases de faldas.

Estoy escribiendo en serio.

felixcortescama@gmail.com

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.