Moody’s Investors Service descartó una recesión en la economía mexicana, pero advirtió que si Estados Unidos aplica aranceles a productos mexicanos hasta de 25 por ciento, el crecimiento de este año se desaceleraría a una tasa por debajo de 1.0 por ciento.

El analista soberano para México de Moody’s, Jaime Reusche, estimó que Estados Unidos sí impondrá aranceles a productos mexicanos, como lo ha dicho el presidente Donald Trump, pero éstos serían temporales, aunque le restarían crecimiento a la actividad económica nacional.

Por el momento, precisó en audioconferencia desde Nueva York, Moody’s no ve una recesión de la economía mexicana y mantiene su escenario base de que crecerá a un ritmo de 1.5 por ciento este año y 1.8 por ciento en 2020, y estará por debajo de 2.0 por ciento en los próximos años, por lo que será “bastante difícil” crecer a la meta de 4.0 por ciento del gobierno.

Sin embargo, advirtió, si se materializan riesgos como una posible descaleración de la economía de Estados Unidos, mayores aranceles o una reducción del precio del petróleo y generan una desaceleración o incluso una recesión de la economía mexicana, eso sí repercutiría de manera negativa sobre la calificación de México.

En días pasados, el presidente estadounidense amenazó con imponer un arancel de 5.0 por ciento a todas las importaciones procedentes de México a partir del 10 de junio, e incrementarlo en 5.0 por ciento adicional el primer día de cada mes hasta llegar a 25 por ciento en octubre próximo; rubro que negocian las autoridades mexicanas.

SÍ IMPONDRÁN ARANCELES: REUSCHE

Reusche dijo al respecto que Estados Unidos tiene la firme intención de establecer los aranceles y todo indica que “sí se van a poner”.

“Nosotros lo estamos viendo como algo que se va a imponer, y podría ser temporal en el mejor de los casos, pero sí le podría estar restando a la actividad económica y al crecimiento en estos años si es que se mantienen”, alertó el especialista de Moody’s.

Si los aranceles llegaran a imponerse hasta 25 por ciento en octubre próximo, como ha anunciado el presidente Trump, el crecimiento de México se ubicaría este año por debajo de 1.0 por ciento, lo cual ya sería bastante débil y podría afectar las finanzas públicas.

No obstante, aclaró, la aplicación de aranceles no tendría un impacto inmediato en la calificación soberana de México, ya que Moody’s tendría que seguir evaluando, en caso de que se mantengan por mucho tiempo o existe la posibilidad de que se eliminen.

La víspera, Moody’s confirmó la calificación de emisor de Aaa.mx en escala del gobierno de México y la de escala global de A3, pero cambio la perspectiva de la nota, de estable a negativa.

Para el directivo, el cambio en la perspectiva de la nota de México se debe a la falta de claridad y volatilidad que generan las políticas públicas del nuevo gobierno, en particular la incertidumbre de los inversionistas por las políticas en el sector energético, como la nueva refinería o la gestión de Petróleos Mexicanos (Pemex), sin tener al sector privado como socio.

Reusche se refirió además a los comentarios que hizo esta mañana el presidente Andrés Manuel López Obrador sobre el cambio que hizo Moody’s a la perspectiva o la rebaja que hizo Fitch a la nota soberana de México, al estimar que su metodología es la misma desde hace 30 años.

Dicha metodología incorpora un análisis de todos los temas económicos de los países que evalúa, como fortaleza económica, institucional o fiscal, así como la susceptibilidad de eventos de riesgo.

“Nuestro análisis en realidad no se enfoca en cuanto al modelo económico o político que adopten los países, es independiente, lo importante es cómo afecta el desarrollo económico, cómo afecta el desempeño de la política fiscal”, dijo el directivo, al añadir que sí se toma en cuenta el tema de la corrupción.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.