La Fiscalía General de la República, inicio una investigación, para determinar si el descarrilamiento de 17 vagones de la empresa Kansas City Southern de México en el municipio de San Nicolás, fue provocado en forma intencional.

Un grupo delictivo que opera en la zona oriente de dicha ciudad es el principal sospechoso, pues en otras ocasiones cortaron las mangueras de aire de la máquina y más recientemente, provocaron daños en los tanques de diésel con trozos de metales.

Desde hace más de 40 años, los delincuentes obligan al ferrocarril, a detenerse entre las colonias Carmen Romano y Fomerrey 11, para robar chatarra. El último incidente se registró la tarde del pasado viernes, cuando se descarrilaron los vagones del ferrocarril, pero en esta ocasión se desconoce si fue una falla técnica o fue provocado. Indicaron que el ferrocarril llevaba 100 vagones cargados con granos de maíz y soya.

El accidente se reportó en la Vía a Matamoros, entre Manuel L. Barragán y la calle Hacienda de Janitzio, a la altura de la Colonia Hacienda de Anáhuac, donde se construye el complejo Vía Norte. El pesado tren se desplazaba por la Vía Monterrey-Tampico con dirección a Tamaulipas. Repentinamente, la mole de acero se sacudió en forma violenta. En ese momento el tren llevaba 100 vagones, de los cuales 17 descarrilaron y 2 volcaron por completo.

Elementos de Protección Civil de San Nicolás, Bomberos y Protección Civil del Estado, llegaron al lugar del accidente, pero afortunadamente, no se reportaron personas lesionadas.

Peritos de la FGR, acudieron al sitio, para tomar gráficas del lugar del accidente, que serán claves para determinar si se trata de un atentado. Los trabajos para remover los vagones se extendieron por más de 24 horas, hasta que fueron retirados con grúas especiales.

Las autoridades de Protección Civil, acordonaron la zona mientras se investigaba el accidente.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.