Los comerciantes afectados por los decomisos del mes de mayo acudieron de nueva cuenta este lunes a los bajos del Palacio de Monterrey, para solicitar a las autoridades municipales que se les regrese la oportunidad de trabajo. Los ambulantes que trabajaban en diferentes puntos del primer cuadro de la ciudad manifestaron que estarían de acuerdo con ser reubicados. Uno de los puntos sugeridos por los mismos sería el Cinema Lírico ubicado en Madero.

Sin embargo, recalcaron que hasta el momento no han establecido una comunicación formal, ya sea con el alcalde Adrián de la Garza, o los responsables de la Secretaría de Servicios Públicos o Dirección de Comercio del Ayuntamiento.

“No tenemos otro trabajo, dependemos de esto. Hay personas que padecen de enfermedades, unos padecen de insuficiencia renal, otros son diabéticos. En su mayoría somos personas ya mayores de edad, no nos van a contratar en ningún otro trabajo.”

Comentaron que, de ser reubicados, les gustaría llegar a un acuerdo con las autoridades correspondientes, pues procuran evitar ser designados a un punto donde, a pesar de que puedan vender sus productos, no sea una ubicación que les facilite una venta fluida.

A pesar de ya habérseles regresado la mercancía decomisada, se les recordó que no podrán regresar a los sitios que antes utilizaban para la venta de sus productos. No obstante, a fin de llegar a una resolución, dijeron estar en la mejor disposición de formalizar la venta de sus productos para contribuir con el pago de impuestos, incluso sin la necesidad de regresar a invadir las banquetas.

“Si nos toman en cuenta, estaremos de acuerdo. Si nos dieran un permiso estaríamos encantados en formalizar. Que nos dejen trabajar, nuestro trabajo es muy honrado, no le robamos a nadie. Simple y sencillamente salimos a ganar el sustento diario.”

Con gritos y pancartas, destacaron durante la protesta que son aproximadamente 500 familias las que se han visto afectadas durante los últimos 15 días, esto tras la falta de sustento económico.