Integrantes del Consejo Ciudadano del Instituto Nacional de Migración señalaron que los migrantes que llegan a México no deben usarse como moneda de cambio para detener las amenazas del presidente de Estados Unidos, Donald Trump, de imponer aranceles.

“Resulta alarmante que, en aras de impedir los aranceles, acción que hubiera tenido un impacto negativo también en la economía estadounidense, la política migratoria del gobierno mexicano se torne hostil contra las personas migrantes y sujetas de protección internacional, y se negocie bajo la premisa de favorecer intereses que lesionan los derechos humanos”.

Agregaron que es preocupante que uno de los resultados del acuerdo sea la militarización de la frontera sur de México y la participación de la Guardia Nacional la detención migratoria.

El Consejo agregó que estas medidas para detener a migrantes afectarán la regularización migratoria y retrasará los procesos a los cuales tienen derecho las personas migrantes que solicitan asilo en México, de acuerdo con las leyes en la materia.

Destacaron que las detenciones resultarán también en la saturación de las estaciones migratorias, con condiciones de hacinamiento, por lo que el Consejo pidió a la Comisión Nacional de Derechos Humanos y al Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos mantenerse atentos a estos lugares.

Del mismo modo rechazaron que los migrantes esperen en México a que Estados Unidos resuelva sus peticiones de asilo pues “los expone a graves riesgos en las ciudades fronterizas mexicanas e impide su pleno acceso a asistencia legal”, sin embargo, confiaron en que el Plan de Desarrollo Integral para Centroamérica a crear condiciones para que la migración deje de ser forzada por el hambre y la violencia.

“Se vuelve crucial fortalecer y asegurar un mayor financiamiento a instancias como la COMAR, el DIF y los espacios de atención humanitaria. En ese sentido, urgimos a las agencias internacionales, como el ACNUR y UNICEF, a redoblar para generar condiciones dignas que velen por la seguridad y dignidad de las personas”.

El Consejo es un órgano de participación ciudadana y apoyo, que, a través del diálogo y retroalimentación relativa a la política migratoria de México, contribuye a orientar las acciones del Instituto Nacional de Migración.

Foto propiedad de: Isabel Mateos / Cuartoscuro

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.