El príncipe heredero de Arabia Saudita, Mohammed bin Salman, acusó a Irán de los recientes ataques a petroleros en el Golfo de Omán, los cuales, afirmó, requieren una repuesta firme de la comunidad internacional, en una entrevista con al Asharq al-Awsat.

“Los recientes ataques de Irán en la región requieren de una postura firme de la comunidad internacional… El régimen iraní no respetó la visita del primer ministro japonés (Shinzo Abe) a Teherán, respondió a sus esfuerzos atacando a dos petroleros, uno de los cuales era japonés”, dijo bin Salman.

El jueves pasado los petroleros Kokuka Courageous registrado en Panamá y operado por la empresa japonesa Kokuka Sangyo, así como el Frente Altair con bandera de las Islas Marshall y propiedad de una naviera de Noruega, fueron alcanzados por torpedos en el Golfo de Omán, cerca de la costa iraní, a la entrada del Estrecho de Ormuz.

Los incidentes coincidieron con la histórica visita de Abe a Irán, la primera visita de un jefe de gobierno japonés en más de 40 años, para ayudar a rebajar las tensiones entre Teherán y Washington y el anuncio que dejaría de cumplir con algunos de sus compromisos del acuerdo nuclear de 2015, del que Estados Unidos se ha retirado.

El príncipe heredero de la corona saudita afirmó que Irán cosechó los beneficios económicos del acuerdo nuclear para apoyar sus actos hostiles en la región y “propagar el caos y la destrucción”, según un reporte de la cadena árabe Al Arayira, que publicó integra la entrevista de bin Salman con Asharq al-Awsat.

El también viceprimer ministro y ministro de Defensa de Arabia Saudita afirmó que su país no quiere una guerra en la región, pero destacó que “no dudará en enfrentar cualquier amenaza contra nuestro pueblo, la soberanía y los intereses vitales”.

El Ejército de Estados Unidos publicó un vídeo en el que se muestra a la Guardia Revolucionaria Islámica de Irán (IRGC, por sus siglas en inglés) retirando una mina sin explotar del lado del petrolero Kokuka Courageous, a la entrada del estrecho de Ormuz, por donde transita un tercio de todo el petróleo comercializado en el mundo.

En un comunicado, la naviera BSM Ship Management, con sede en Singapur, confirmó este domingo que el Kokuka Courageous llegó a salvo al fondeadero designado en el puerto de Sharjah, en los Emiratos Árabes Unidos (EAU) con toda su tripulación, que permaneció a bordo y está “segura y bien”.

El príncipe heredero de la Arabia Saudita también habló con Asharq al-Awsat sobre el conflicto en Yemen y el fallecido periodista saudita Jamal Khashoggi, quien fue asesinado en octubre del año pasado dentro del consulado saudita en la ciudad turca de Estambul, el cual describió como un “crimen muy doloroso”.

“Buscamos la plena justicia y la rendición de cuentas. Cualquier parte que busque explotar el tema políticamente debe detenerse y proporcionar a la corte en el Reino cualquier evidencia que contribuya al logro de la justicia”.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.