En Nuevo León el 65 por ciento de las personas que son víctimas de violencia familiar deciden quedarse calladas. A pesar de los programas implementados para las personas que son víctimas de la violencia siguen sin acudir a solicitar ayuda.

Martha Cecilia Reyes, presidenta del Instituto Estatal de la Mujer en Nuevo León, dijo que en la actualidad se trabaja para fomentar la cultura de la denuncia y ayudar a las personas que enfrentan este problema.

La funcionaria estatal detalló que son varios los motivos por los que las afectadas deciden guardar silencio, pero que la revictimización, a la hora de interponer una denuncia, es uno de los mayores obstáculos para las personas que buscan ayuda por violencia familiar.

“En general no denuncian o porque no le dan importancia, casi el 30 por ciento no denuncia por eso, casi 20 por ciento no lo hace por miedo a las consecuencias y el 15 por ciento no sabía dónde ni cómo denunciar”.

“La posibilidad de que la violencia pueda escalar es una realidad que debemos comprender y tomar las precauciones debidas antes de llegar a los escenarios que estamos presenciando”.

Según datos de la Fiscalía General de Justicia del Estado, en los primeros cinco meses de este año, las denuncias por conflictos domésticos han ido en aumento, especialmente en temporada de calor.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.