El Observatorio Ciudadano de Calidad del Aire de la Zona Metropolitana de Monterrey (OCCAMM) alertó que una tolvanera de arena se dirige hacia el estado de Nuevo León proveniente del Desierto del Sahara, en el norte de África.

La organización de la sociedad civil advirtió en su cuenta de Facebook que los primeros efectos de la gran nube de arena ya se pueden sentir en Monterrey, pero se harán más notorios a partir del próximo viernes, en un fenómeno que ya se había presentado el año pasado en esta ciudad.

“Para este viernes 21 de junio (…) se espera que será más evidente la presencia de polvo de Sahara en nuestra región. Es probable que esto cause un incremento notorio en las concentraciones de material particulado en el aire”.

Fenómeno no representa riesgo para la salud

La formación de estas tolvaneras se debe a los vientos y a la rotación de la tierra, que llevan a la arena desde África hacia el oeste, a través del Océano Atlántico y las Antillas hasta entrar a territorio nacional por el Golfo de México.

Pese a lo inusual o insólito que pueda sonar este fenómeno, expertos advierten que tiene efectos mínimos en el medio ambiente y sólo dan cierto color amarillento o rojizo a las nubes, pero no hay riesgos para los humanos.

En una entrevista para Info 7 sobre la tolvanera de 2018, un meteorólogo de la Comisión Nacional del Agua había señalado que estas nubes “no nos afectan nada” e incluso pueden favorecer la caída de lluvia en la dura época de estiaje que vive cada año Nuevo León.

Hasta este momento, ni autoridades estatales ni municipales han emitido recomendaciones especiales o alertas por la llegada de la tolvanera a Monterrey.

Foto propiedad de: Manuela García / Cuartoscuro

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.