La Fiscalía General de Justicia del Estado, confirmó este miércoles que se recolectaron unos mil 700 casquillos, de armas de alto poder, que fueron accionadas por un comando armado que pretendía secuestrar la cabecera municipal de Anáhuac, Nuevo León. Durante las acciones, un oficial de la policía municipal terminó con una herida de arma de fuego, pero ya fue declarado fuera de peligro.

Las autoridades estatales, mencionaron que fueron sólo siete los policías municipales los que enfrentaron un comando de 25 integrantes, con equipo táctico y armas de alto poder.

A 24 horas del ataque, el municipio de Anáhuac amaneció fuertemente custodiado, por elementos de la Marina y Fuerzas Armadas de México, así como personal de la Secretaría de la Defensa Nacional.

Las autoridades buscan a un sujeto apodado “El Tory”, quien es líder del Cartel del Noreste, como autor material de la balacera. El ataque se reportó alrededor de las 19:00 horas del martes en el cruce de las calles César Alanís y Álamo.

Se estableció que en el lugar había al menos siete camionetas pick up, que colocaron un retén, para checar a todas las personas que pretendían ingresar el centro del norteño municipio. Al sitio fue enviada una unidad de Seguridad Pública Municipal, para investigar el reporte del falso retén. Sin embargo, estos fueron recibidos a balazos por los sicarios. Los policías repelieron la agresión y pidieron apoyo a otras corporaciones.

Elementos del Ejército, Fuerza Civil, Policía Rural y de Lampazos acudieron al llamado de apoyo de los uniformados de Anáhuac. Esto hizo que los pistoleros, escaparan por una brecha hacia la Carretera a Colombia, donde se escondieron.

Las autoridades creen que en la zona despoblada tienen un narco-campamento, que ya está siendo ubicado.