El Informe Violencia y Terror, hallazgos sobre fosas clandestinas en México 2006-2017 realizado por tres organizaciones señala que, con base a notas de prensa, de 2009 a 2016 se reportaron 618 fosas clandestinas de donde fueron exhumados mil 829 cuerpos y 45 mil 381 restos en 23 entidades de país.

El análisis de la Universidad Iberoamericana, la Comisión Mexicana de Defensa y Promoción de los Derechos Humanos, y Artículo 19, también consideró un periodo más largo, de 2006 a 2015.

En estos años procuradurías y fiscalías estatales reportaron mil 606 fosas ilegales, 2 mil 489 cuerpos y 584 restos. Lo que así vez contrasta con los datos proporcionados por la Fiscalía General de la República que del 2000 al 2015 únicamente identificó 505 fosas con 2 mil 155 cuerpos. Y se reveló que Tamaulipas, Guerrero, Veracruz, Sinaloa y Zacatecas son los estados con mayor número de registro de fosas por autoridades.

El rector de la Ibero, David Fernández Dávalos, dijo que la inhumación clandestina continúa siendo un fenómeno recurrente y extendido con hallazgos constantes en todo el territorio.

“Nuestra hipótesis es que las fosas están ahí para ser encontradas porque cumplen la función pedagógica de demostrar la vulnerabilidad de las vidas humanas y alardear de la impunidad para continuar con la misma práctica”.

Agregó que, a pesar de los esfuerzos de la sociedad civil y la academia, se sigue sin conocer la magnitud real de esta problemática, “el informe presenta la realidad que hemos podido documentar, pero reconocemos que hay un número desconocido de fosas y restos”.

Comisión de Búsqueda presentará avances

La titular de la Comisión Nacional de Búsqueda de Personas Desaparecidas, Karla Quintana, informó que el próximo lunes 24 de junio presentará los avances prometidos sobre la actualización de un registro de personas desaparecidas, número de fosas ilegales y el diagnóstico del sistema nacional forense.

Quintana adelantó que los resultados representan un avance en la creación de políticas públicas en la materia, ya que han ubicado los problemas principales como la carencia de antropólogos y arqueólogos forenses.  Y ante las cifras actualizadas por las organizaciones, la comisionada refirió que son “datos de horror que tiene una narrativa de profundo dolor”.

Fosas clandestinas, evidencia contundente de violencia

Denise González Núñez, del programa de derechos humanos de esa universidad destacó que las cifras representan que las fosas son un fenómeno acumulativo que no se ha detenido y siguen sumándose casos. Además, son evidencia contundente de violencia, falta de estrategias de prevención, impunidad y debilidad del sistema de justicia.

Frente ese panorama Jan Jarab, representante en México del Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos recomendó al gobierno de México tomar acciones específicas para erradicar los niveles de violencia con enfoque de derechos humanos y más allá de las cifras, fortalecer capacidades de investigación para la identificación, hallazgo de personas y sanción de los responsables.

Foto propiedad de: @epigmenioibarra

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.