La titular de la Procuraduría General de Justicia de la Ciudad de México, Ernestina Godoy, negó que el asesinato de Leonardo Avendaño se trate de un “crimen pasional” y aclaró que se cuenta con diversas líneas de investigación.

En declaraciones a la agencia Notimex al término de un evento para anunciar el funcionamiento de cámaras de seguridad en comercios del Centro Histórico, la procuradora dijo que el protocolo de la necropsia aún no permite establecer con certeza si el joven seminarista fue asesinado en la casa del sacerdote Francisco Javier “N” o en el paraje del Ajusco donde fue hallado su vehículo.

Esta mañana trascendieron en medios nacionales supuestos detalles de la carpeta de investigación del caso. De acuerdo con el reporte, el religioso habría asesinado a Leonardo en el marco de un “juego de asfixia” que se salió de control.

Dicha hipótesis estaría sustentada en el hecho de que no se encontraron huellas de maltrato en el cuerpo de Leonardo y que aparentemente no intentó defenderse. Francisco Javier “N” fue detenido el pasado miércoles 19 de junio y será hasta este próximo lunes que se defina su vinculación a proceso.

Sin querer reconocer la existencia de más cómplices, Godoy Ramos dijo que “hay muchos indicios que estamos trabajando y que pusimos a disposición de un juez de control”.

En cuanto a la existencia de un segundo conductor que pudo haber ayudado al párroco a escapar de la escena del crimen, indicó: “estamos buscando, estamos viendo (…) puede suponerse (la existencia de un cómplice) pero hasta que estemos seguros les decimos”.

Foto propiedad de: Rogelio Morales/Cuartoscuro

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.