Luego del acto de disculpa pública a las familias relacionadas con ‘la masacre de Allende’ en Coahuila ocurrida entre el 18 y el 20 de marzo que implicó también desapariciones, las organizaciones Fuerzas Unidas por Nuestros Desaparecidos en Coahuila y México (FUUNDEC-FUNDEM) rechazaron la acción del gobierno pues lo consideraron “sumamente insuficiente y con riesgo de que sea una agresión más a las familias”.

A través de un comunicado refirieron que respetan la decisión de las familias que acudieron al acto y reiteraron que seguirán luchando para lograr que “todos y todas regresen a casa, que la verdad y la justicia llegue a nuestras familias para que nunca más una persona desaparezca”.

“‘La Masacre de Allende” es una indignante y repudiable herida en la historia de Coahuila que visibilizó la masacre sistemática que vivimos en nuestro estado en los que hay claro involucramiento de funcionarios públicos coludidos con carteles de la delincuencia organizada”.

Además, calificaron el acto como simulación porque de acuerdo con datos de la Fiscalía General del Estado suman más de 2 mil personas desaparecidas, y a la organización le falta encontrar a 132 integrantes de sus familias, varios de ellos desaparecidos ese marzo de 2011.

“Las familias de FUUNDEC-FUNDEM no necesitamos una disculpa que en nada alivia nuestro dolor […] No estamos dispuestas a que se justifique la desaparición con otro acto de simulación. Aceptar una disculpa es aceptar que lo que ha pasado está bien, que tenemos que conformarnos y resignarnos a que no estén nuestros familiares”.

Los colectivos de búsqueda señalaron que esta disculpa no puede ser un acto aislado sino que debe iniciar investigaciones claras, exhaustivas e independientes que permitan conocer la verdad y sancionar a los responsables pues “quien pide disculpa y asume la responsabilidad de hacer todo lo posible por evitar estos hechos atroces”.

Finalmente, exigieron la búsqueda inmediata de sus desaparecidos, presentación con vida, castigo a los responsables, garantizas de no repetición y la creación de un mecanismo internacional contra la impunidad.

“El Estado les falló”

El gobernador de Coahuila, Miguel Ángel Riquelme Solís, acompañado de la secretaria de Gobernación, Olga Sánchez Cordero, encabezó el acto de disculpa pública por la desaparición y privación de la vida de habitantes del municipio de Allende, en hechos ocurridos del 18 al 20 de marzo del 2011.

Riquelme reconoció que lo ocurrido en Allende es algo que ninguna familia debe padecer, destacando que son las familias de las víctimas quienes exigen, merecen justicia y verdad, presentación con vida y castigo a los culpables, así como reparación integral.

“Les falló el Estado porque agentes han sido responsabilizados ante la justicia de ser cómplices de estos hechos. Les fallamos porque todavía existen deberes de justicia y castigo incumplidos, así como tareas pendientes para desarrollar una agenda efectiva de protección de los derechos de las víctimas”.

¿Qué pasó en Allende?

Del 18 al 20 de marzo de 2011, miembros involucrados con el crimen organizado, con apoyo de servidores públicos, irrumpieron en el municipio de Allende, Coahuila y se llevaron a hombres, mujeres, jóvenes y niños por un ajuste de cuentas con un miembro de la familia Garza.

La Fiscalía General de Coahuila determinó que miembros del grupo delictivo Los Zetas se llevaron al menos a 45 personas y asesinaron a 26, todas las víctimas pertenecían a la misma familia, de apellido Garza.

También fueron destruidas las viviendas de las víctimas y pese a las llamadas de auxilio, las autoridades no intervinieron. De acuerdo con las autoridades estatales, estos hechos están relacionados con una presunta traición de uno de los colaboradores de Los Zetas de apellido Garza.

La Fiscalía estatal informó que la investigación se mantiene abierta y se encuentra en la quinta etapa.

Fotografía propiedad de: Vanguardia

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.