El gobierno de Venezuela anunció este día que emprenderá acciones para que Estados Unidos “asuma su responsabilidad”, y “rinda cuentas” ante la comunidad internacional por la imposición de medidas coercitivas y unilaterales contra los venezolanos, afirmó el canciller Jorge Arreaza.

“Venezuela condena la implementación ilegal y sistemática de medidas coercitivas unilaterales e informa que emprenderá acciones firmes para que la administración (del presidente de Estados Unidos Donald) Trump rinda cuentas ante la comunidad internacional por los crímenes confesos contra el pueblo venezolano”, escribió Arreaza en su cuenta de Twitter.

En la misma red el ministro de Relaciones Exteriores publicó un comunicado en el que condenó la aplicación de nuevas sanciones de Estados Unidos contra exfuncionarios del Ministerio de Energía Eléctrica, entre ellos el exministro Luis Motta Domínguez.

“Venezuela condena firmemente el uso sistemático de medidas coercitivas unilaterales e ilegales, implementadas extraterritorialmente por parte del Gobierno de los Estados Unidos de América, que ayer, 27 de junio de 2019, ha anunciado una de sus más cínicas decisiones”, indicó la cancillería respecto a las sanciones contra los dos exfuncionarios venezolanos.

Reiteró que las restricciones económicas y humanitarias que impuso Washington “constituyen una flagrante violación del Derecho internacional y de los compromisos más elementales derivados de la suscripción y apego a la Carta de la Organización de las Naciones Unidas”.

La cancillería insistió en que el gobierno venezolano “emprenderá acciones firmes para que la administración Trump rinda cuentas ante la comunidad internacional y sus instituciones, como consecuencia de los crímenes confesos ejecutados en los meses recientes contra el pueblo de Venezuela, su democracia e instituciones”.

En el comunicado acusó a Estados Unidos de planificar y dirigir los ataques contra el sistema eléctrico de Venezuela registrados en marzo pasado, y que ahora pretende “ocultar su responsabilidad directa en los referidos actos de sabotaje, al anunciar medidas ilegales contra respetables exfuncionarios del Ministerio del Poder Popular para la Energía Eléctrica”.

El jueves, el gobierno de estadounidense acusó de lavado de dinero e impuso sanciones económicas al exministro venezolano de Energía Eléctrica, Luis Alfredo Motta Domínguez, y al ex viceministro de Finanzas e Inversiones de la misma cartera, Eustiquio José Lugo Gómez.

Ambos fueron sancionados por “corrupción masiva, negligencia y mala gestión de la infraestructura eléctrica de Venezuela”, informó el Departamento del Tesoro de Estados Unidos.

Motta Domínguez y Lugo Gómez fueron incluidos en la lista de los Nacionales Designados Especialmente (SDN) de la Oficina de Control de Activos Extranjeros (OFAC).

El Departamento del Tesoro de Estados Unidos informó que los dos exfuncionarios “recibieron sobornos, por lo menos desde 2016, de dos empresarios venezolanos a cambio de adjudicar contratos para equipos costosos, con el fin de mantener la infraestructura eléctrica venezolana”.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.