Nuevo León descartó alguna alerta o modificación en sus dispositivos de seguridad tras la ejecución en Jalisco de Héctor Huerta Ríos, alías “La Burra”, líder criminal a quien se le atribuye la lucha por el control de la plaza en el municipio de San Pedro.

En entrevista, a su salida de la Mesa de Seguridad, Manuel González Flores, Secretario General de Gobierno, dijo que la baja no fue tema del encuentro en el que participan autoridades federales y estatales, y reiteró que los operativos continuarán como hasta ahora.

“De ninguna manera altera esto en ninguno de los dispositivos. La muerte de este personaje, la ejecución de este personaje no mueve nada los dispositivos que tenemos, continúan todos igual, y seguiremos en el esfuerzo… La verdad no fue tema el día de hoy él, de ninguna manera fue tema”.

Huerta Ríos fue relacionado en 2006 con el homicidio de Marcelo Garza y Garza, entonces director de la Agencia Estatal de Investigaciones, así como con el asesinato de la abogada Raquenel Villanueva, en 2009.

Cuestionado sobre su historial delictivo, el funcionario estatal dijo desconocer si el capo tenía aún cuentas pendientes en la entidad. Pero sí aseguró que el esfuerzo ahorita se concentra en bajar la incidencia de homicidios en la zona periférica, donde ya se implementan dispositivos especiales.

“Lo que tenemos nosotros es la vigilancia irrestricta en todos los sentidos, de proteger a toda la ciudadanía. Nosotros continuamos con mucha fuerza rumbo a Cadereyta, Salinas, Pesquería, Juárez, que es donde traemos el problema ahorita”.

Tan es así que, pese a las labores extraordinarias, este jueves se registraron dos ejecuciones relacionadas con el crimen organizado en Cadereyta. Para reforzar el trabajo conjunto dijo que dialogaría este viernes con vecinos de Cadereyta.