Durante la semana pasada tuvieron lugar diversas protestas en la CDMX por parte de elementos de la Policía Federal, cuestionando las condiciones para su incorporación a la nueva Guardia Nacional. Algunos actos se tornaron violentos y abiertamente ilegales, como fue la toma de casetas en varias autopistas que parten de la CDMX.

Las redes sociales se “incendiaron” como pocas veces se ha visto en lo que va de este sexenio. La opinión pública vertida en esos canales y otros espacios de opinión se decantó por apoyar una de dos posturas: (1) las afirmaciones del presidente López Obrador y su equipo de trabajo, señaladamente el que conforma el gabinete de Seguridad, que denuncian que detrás de estas protestas y manifestaciones existe una “mano negra” que las incita para beneficio propio y con el interés de desestabilizar al ejecutivo federal y (2) quienes señalan que las protestas, además de legítimas, son el resultado de una mala comunicación y gestión por parte de las autoridades para incorporar a la Policía Federal al recién creado cuerpo de seguridad.

Fue a partir de estas dos lecturas extremas que la empresa encuestadora Opinión Pública, Marketing e Imagen y la consultora Social Research Solutions, realizaron a través de AMLOVEmetrics -hoy domingo 7 de julio, con un universo representativo nacional de 800 encuestas telefónicas con un margen de error estadístico del +/- 3,4%-, la siguiente pregunta:

Los resultados que arrojó la encuesta confirman que, efectivamente, este es quizá el único asunto, de muchos sobre los que AMLOVEmetrics ha encuestado semanalmente desde hace ya un año, en que la población se encuentra dividida entre quienes apoyan la postura gubernamental (poco más del 60%) y quienes ven la gestión de la administración federal (casi un 40%) como detonante del conflicto.

Habría que tomar en cuenta que la población es especialmente sensible a lo que pueda afectar el ámbito de la seguridad pública y, por lo mismo, si bien el apoyo a AMLO sigue siendo mayoritario, no resulta tan abrumador como en otros temas o con respecto a la aprobación misma del Presidente.

Adicionalmente, habría que considerar que a pesar de que se han iniciado pláticas entre las autoridades de seguridad y los manifestantes, los encuestados (como el resto de la población) saben bien que aún no se ha podido llegar a acuerdos definitivos.

Mientras tanto, se cumplen ya seis días en que oficiales se encuentran amotinados dentro del centro de comando principal de la policía en el oriente de Ciudad de México, así como realizando cortes intermitentes a la circulación en diversas carreteras, siendo la última hace unas horas a la altura de Tlalpan en la salida de la CDMX a Cuernavaca.

Sin duda los actos de rebelión de diversos oficiales que hasta hoy forman parte de la Policía Federal -alentados o no por intereses políticos y económicos ajenos a la institución-, constituye un poderoso desafío al plan de seguridad nacional de López Obrador. El mismo presidente, el 1 de julio, se refería al tema de la seguridad como uno de los tres mayores desafíos de su gestión.

AMLOVEmetrics se publica en SDPnoticias con el objetivo de dar a conocer el sentir de la población con relación a diversos aspectos de la gestión de la administración federal actual y del acontecer nacional que pudieran ser de interés para la población mexicana.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.