El embajador británico en Estados Unidos, Sir Kim Darroch, renunció a su cargo tras la filtración de correos electrónicos en los que criticó al gobierno del presidente Donald Trump, informó el Ministerio de Relaciones Exteriores de Reino Unido.

Darroch señaló en una carta dirigida al Ministerio del Exterior británico que “desde la filtración de documentos oficiales de esta Embajada, ha habido mucha especulación sobre mi posición y la duración de mi mandato restante como embajador”.

Indicó que por ello quería “poner fin a esa especulación”, debido a que “la situación actual me está haciendo imposible desempeñar mi papel como me gustaría”, citó la BBC de Londres. El diplomático explicó en su misiva que su puesto iba a terminar a finales de este año, pero que “ante las actuales circunstancias, lo responsable es permitir la designación de un nuevo embajador”.

Darroch expresó su agradecimiento a todos los políticos que manifestaron su apoyo en los últimos días y resaltó la importancia de la relación de amistad entre el Reino Unido y Estados Unidos: “La profesionalidad y la integridad del servicio civil británico (exterior) es la envidia del mundo”.

En los textos filtrados, revelados el domingo por el “Mail on Sunday”, el embajador escribió: “No creemos realmente que esta Administración vaya a ser mucho más normal; menos disfuncional, menos impredecible; menos divida en facciones; menos torpe diplomáticamente e inepta”.

La residencia oficial de Downing Street había indicado el lunes que la función de un embajador es hacer evaluaciones políticas “honestas” del país donde está destinado, si bien sus opiniones no sean compartidas por el Gobierno del Reino Unido.

En otro documento, el representante británico en EU indicó que Trump se sintió “deslumbrado” por la pompa y el boato desplegado por Londres durante su reciente visita de Estado al Reino Unido, donde fue recibido por la reina Isabel II.

El domingo pasado el diario británico Daily Mail publicó correos electrónicos confidenciales en los que Darroch calificó al gobierno de Trump como “inepto”, “torpe” e “incompetente”, y señaló que la Casa Blanca era “excepcionalmente disfuncional” y “dividida” bajo el gobierno de Trump.

Este martes el presidente estadounidense reprobó en un mensaje en Twitter la conducta del embajador británico, de quien dijo “no es alguien con quien estemos encantados, un tipo muy estúpido”.

El jefe del servicio diplomático del Ministerio del Exterior, Simon McDonald, dijo en respuesta a la carta del embajador que había desempeñado una “larga y distinguida carrera, con dignidad, profesionalismo y clase”.

La primera ministra Theresa May, afirmó por su parte, que lamentaba que Darroch “sintiera la necesidad de renunciar”, y reiteró había tenido el respaldo total del gabinete británico.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.