Momentos de tensión y crisis fue la que se vivió dentro del edificio del Instituto Nacional de Migración, ubicado en Monterrey, al reportarse disturbios donde participaron 180 ilegales que pretendían escapar para seguir su camino a la frontera. Los hechos se agudizaron al morir uno de los centroamericanos, quien tenía una semana internado en las instalaciones de la mencionada dependencia federal.

La crisis se complicó luego del rescate de 120 centroamericanos, que viajaban en un tráiler que fue abandonado en el municipio de China, Nuevo León. Fueron elementos de la Policía Fuerza Rural, quienes al realizar una revisión de rutina encontraron a los ilegales hacinados en el interior de la caja metálica, donde estaban casi ahogándose.

Todas las personas, que no contaban con documentos oficiales para internarse en territorio nacional, fueron concentradas en el edificio del INM ubicado en la Avenida Lázaro Cárdenas al sur de la ciudad. Esto provocó los disturbios e intento de fuga de migrantes, por inconformidades debido al hacinamiento en el que se encuentran retenidos.

Los rijosos son originarios de varios países centroamericanos como El Salvador, Honduras, Nicaragua y Guatemala, entre otros. Durante las acciones, estos realizaron destrozos en las instalaciones e intentaron someter a los guardias.

El lugar fue resguardado por unas 10 patrullas de Fuerza Civil y de Fuerza Institucional. Las autoridades acordonaron también los alrededores del edificio, ubicado a la altura del cruce con Río Nazas, mientras que realizaban las investigaciones.

Muere ilegal

Un hombre originario de El Salvador murió en el edificio del Instituto Nacional de Migración, aparentemente de causas naturales, lo cual provocó una movilización policiaca. El ahora occiso fue identificado como Edwin William Molina, de 40 años, quien tenía una semana internado en dichas instalaciones del INM en Monterrey.

Según los informes de las autoridades, el hombre presentó fiebre y aparentemente taquicardia, lo cual finalmente le costó la vida. El cuerpo del centroamericano fue llevado al anfiteatro del Hospital Universitario, donde le practicarán la autopsia de ley para saber las verdaderas causas de su muerte, posteriormente será repatriado en un ataúd a su tierra natal.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.