El director editorial de Proceso, Rafael Rodríguez Castañeda, dijo que acusaciones lanzadas esta mañana por el presidente AMLO lo lastiman personalmente y consideró que, quizá, la entrevista concedida a Carlos Urzúa pudo haber causado mella en el mandatario federal.

En entrevista con Azucena Uresti, en Radio Fórmula, Rodríguez Castañeda respondió a los señalamientos que el presidente Andrés Manuel López Obrador hizo en contra de la tradicional revista durante su conferencia mañanera de este lunes en Palacio Nacional.

El experimentado periodista consideró que, contrario a lo dicho por el titular del Poder Ejecutivo, no es fácil asumirse como un “periodista independiente”, pues existen muchas presiones, descalificaciones y hasta amenazas por parte de diversos actores políticos.

Rodríguez Castañeda advirtió que el episodio que confrontó a su reportero Arturo Rodríguez con López Obrador puede ser una muestra de la tensión por venir en la relación entre medios y gobierno y apuntó a la entrevista concedida por Carlos Urzúa, exsecretario de Hacienda, como uno de los posibles motivos de enfado del presidente.

“Me lastima en lo personal y me lastima por venir de quién viene. Me gustaría que por un momento López Obrador se sentara en mi silla para ver qué tan cómodo es ser independiente. Creo que la entrevista a Carlos Urzúa le dolió”.

Se lanza AMLO contra Proceso porque “no se portaron bien”

En su conferencia matutina, el mandatario federal acusó a la revista Proceso de “editorializar” en su contra y aseguró que previo a su triunfo en la elección presidencial de 2018, la publicación se portó “mal” con su movimiento.

Además, consideró que los “buenos periodistas” son quienes toman parte en momentos de transición en el país, por lo que rechazó los ataques en contra de sus esfuerzos de transformación: “La revista Proceso por ejemplo, no se portó bien con nosotros y no es reproche pero estábamos buscando la transformación y todos los buenos periodistas de la historia siempre han apostado a las transformaciones. Es muy cómodo decir: yo soy independiente”.

En cuanto a la revelación del presidente de que “ya casi” no lee la revista, Rodríguez Castañeda dijo que lamenta la descalificación contra un medio que se ha caracterizado por exhibir los abusos y atropellos de los distintos gobiernos y partidos políticos en la historia reciente del país. 

Sin embargo, aseguró que existe un amplio número de lectores que se mantienen fieles al semanario y aclaró que Julio Scherer dejó la dirección editorial en 1996, por lo que el supuesto viraje reciente insinuado por López Obrador no tiene nada que ver con el fallecimiento de Scherer en 2015.

“Dice que no la lee desde que falleció Julio Scherer, pero se equivoca, yo soy director desde hace 20 años. Scherer tenía muchos años antes de fallecer de ya no ser parte de la dirección”.

Foto propiedad de: Victoria Valtierra/Cuartoscuro