Para este año, Banorte redujo su perspectiva de crecimiento de la economía mexicana de 1.5 a 0.8 por ciento, mientras que para 2020 espera un avance de 1.4 por ciento, por debajo del 2.1 por ciento previo. 

Un análisis de la institución revela que la economía enfrenta retos adicionales como la suspensión de obras en la Ciudad de México y la lenta reactivación de proyectos de inversión del sector privado, impactados por la falta de generación de confianza, con efectos adicionales en la demanda agregada y el consumo.

“Estimamos que estos dos factores restarán 70 puntos base adicionales al PIB de 2019, resultando en nuestro nuevo pronóstico de 0.8 por ciento… para 2020, consideramos que el gasto gubernamental podría normalizarse y que los programas sociales de la administración proveerán impulso al consumo, entre otros factores”.

La entidad financiera expuso que el segmento de construcción ha caído 4.8 por ciento en lo que va del año, el tercer peor desempeño de los últimos 25 años, solo superado por 1995 en medio de la crisis financiera mexicana y 2001 tras la explosión de la burbuja del “dot-com”.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.