Por Francisco Tijerina.

“Una no es ninguna,

dos, patada y coz,

tres, otra vez…”

Juegos infantiles

Como sociedad tenemos la obligación y responsabilidad de estar atentos a sucesos como el que hace unos días le ocurrió al dirigente de la organización civil “Redes Quinto Poder”, Juan Manuel Ramos, a quien le incendiaron un auto de su familia en las puertas de su hogar.

Porque el hecho no puede considerarse obra de la casualidad. El tipo es crítico del sistema y mantiene una alta presencia mediática con sus denuncias, de manera que el incidente no puede interpretarse de otra forma que un intento de amedrentarlo.

Ya hace algunos meses Rocío Montalvo, de “Únete Pueblo”, sufrió una agresión personal a unos pasos de su casa cuando un hombre, de buenas a primeras, le soltó un golpe en el rostro. Aún no se sabe nada del agresor.

La disidencia es necesaria en todo sistema democrático, y si las quejas y denuncias se llevan en un tono de civilidad y respeto, deben aceptarse y responderse en los mismos términos, al margen de si detrás de ellas pudiesen existir otro tipo de intereses impulsándoles.

Ojo, porque no atender estas alarmas lo único que consigue es la terrible impunidad para los autores intelectuales de los hechos, lo que nos degrada como sociedad y como humanidad.

ftijerin@rtvnews.com

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.