Las fuerzas armadas norteamericanas estarían analizando la posibilidad de bajar a 16 años la edad para enlistarse en el ejército y otras ramas militares, política que otros países como el Reino Unido ya han implementado.

Factores como la falta de cumplimiento de los mínimos requisitos físicos o la existencia de antecedentes penales ha decimado el número de reclutas potenciales de las fuerzas armadas norteamericanas, que son de ingreso voluntario.

Analistas a favor de esta idea señalan que en el rango de jóvenes de 18 a 20 años de edad existe el doble de antecedentes penales y arrestos que entre los de 15 y 17, lo cual elimina a muchos combatientes en potencia.

La posibilidad de conflictos a gran escala en zonas como el medio oriente o Asia dejaría a las fuerzas armadas norteamericanas sobreextendidas, por lo que sería imperante encontrar otra forma de incrementar sus números.

Por su parte, el escritor Peter Warren Singer, advirtió que bajar más la edad mínima de los combatientes crearía una serie de problemáticas que bajaría la efectividad y cohesión de las fuerzas de combate de su país.

Esta propuesta de reclutar menores de apenas 16 años mostraría una fuerte falta de conocimiento de la química cerebral de los adolescentes, así como de su capacidad de realizar juicios informados en zonas de combate. La decisión también destruiría el trabajo de los comandantes e instructores de los adolescentes que se encuentren en combate.

Ante la falta de voluntarios y los múltiples conflictos militares en los que se ve involucrado, el gobierno norteamericano busca bajar un año la edad mínima para enlistarse.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.