La Fiscalía General de la República acusó a Rosario Robles de ser omisa ante diversas irregularidades y desvíos que causaron un daño a la Hacienda Pública de más de 5 mil 73 millones 358 mil 846 pesos, durante su gestión al frente de la Sedatu y la ahora extinta Sedesol.

De acuerdo con el portal Animal Político, la FGR busca imputar a Robles Berlanga por el delito de ejercicio indebido del servicio público, mismo que señala por omisión debido a que no actuó sobre reportes de irregularidades en las dependencias ni informó a un superior sobre los supuestos esquemas de defraudación implementados.

La exfuncionaria federal arribó la mañana de este 8 de agosto al Centro de Justicia Penal Federal del Reclusorio Sur para comparecer por un citatorio girado en su contra para una audiencia inicial.

La audiencia entró en un receso de 2 horas minutos antes de las 15:00 horas, luego de que la defensa de Robles, integrada por 6 abogados, solicitó a la fiscalía hacer un determinado número de precisiones en torno al caso.

El Ministerio Público informó que al menos tres colaboradores de la exfuncionaria le informaron de las inconsistencias en el manejo de recursos entre los años 2014 y 2018, tanto de manera verbal como por oficio.

Sin embargo, la exsecretaria no dio respuesta ni seguimiento a los reportes. Las irregularidades se concentran en 27 contratos que la Sedatu y la Sedesol firmaron con universidades públicas y sistemas de comunicación para “servicios no requeridos y mucho menos prestados”.

Foto propiedad de: Isaac Esquivel/Cuartoscuro

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.