Luego de 3 años de trabajos de búsqueda en las fosas clandestinas de Colinas de Santa Fe, Veracruz, colectivos de familiares de personas desaparecidas concluyeron la exhumación con resultados de 298 cráneos y alrededor de 22 mil fragmentos de restos humanos.

De acuerdo con el Colectivo Solecito, del total únicamente 22 personas han sido identificadas y entregadas a sus familiares; por lo que deberán revisar las carpetas de investigación de todos los casos para cotejar el ADN de los restos con el de los restos.

En un evento de término, familiares recordaron que, durante el gobierno de Javier Duarte, se iniciaron 3 mil 600 carpetas de por desaparición, además de una cifra que no se ha dado a conocer de desaparecidos durante el bienio de Miguel Ángel Yunes, por la actual Fiscalía General del Estado de Veracruz.

Medios locales reportaron que para clausurar los trabajo en Colinas de Santa Fe –considerado el más grande de Latinoamérica–, se realizó una misa con los familiares desaparecidos cerca de la fosa, en donde tuvieron protección y acompañamiento de la Policía Federal, Policía Científica, Policía Estatal y de la Comisión Nacional de Derechos Humanos.

El gobernador local Cuitláhuac García Jiménez y el fiscal general, Jorge Winckler, señalaron que los más importante es “hacer justicia y colaborar con la identificación de cuerpos hallados en fosas clandestinas”.

El siguiente lugar para buscar es una zona con “20 indicios” posibles donde habría inhumaciones clandestinas en el llamado kilómetro 13.5, un área privada que formará parte del parque industrial que significa la ampliación del recinto portuario, dijo el Colectivo.

En la última década, Veracruz ha estado sumido en una lucha entre 3 grupos delictivos: Los Zetas, el del Golfo y el de Jalisco Nueva Generación, lo que resultó en un total de 601 fosas clandestinas en territorio veracruzano, con 518 cuerpos, 560 cráneos y 53.606 fragmentos de cuerpos de personas, tanto hombres, mujeres y niños.

Foto propiedad de: Victoria Razo / Cuartoscuro