Fue el pasado miércoles 7 de agosto cuando los habitantes de Tepexco y Cohuecan, en Puebla, golpearon, colgaron e incineraron a un grupo de hombres a quienes señalaron de pertenecer a una banda de plagiarios.

No obstante, se equivocaron con tres. De acuerdo con El Sol de Puebla, Orlando “N”, de 16 años, y Julio “N”, de 32, originarios de la junta auxiliar de Santa María Xonacatepec, así como un tercer hombre que se identificó como patrón de los dos primeros eran inocentes.

Trabajadores de la zona

Fuentes del Gobierno poblano dijeron al mencionado rotativo que tres de las personas linchadas no tenían ninguna relación con el secuestro y que eran trabajadores de la zona. Según el gobierno estatal, la Fiscalía General del Estado y la Secretaría de Seguridad Pública fue a las 11 de la mañana cuando recibieron el reporte del secuestro de un agricultor.

Ante ello, los pobladores y la Policía Municipal de Cohuecan persiguieron a los supuestos responsables y tras una balacera en la que murió un civil que circulaba por la zona, detuvieron a dos de los presuntos secuestradores y rescataron a la víctima.

Encontraron al menor de edad escondido en la maleza

Tras golpear y colgar a los hombres sobre la carretera Los Reyes Teolco-Cohuecan, los pobladores llevaron los cuerpos a la presidencia municipal de Tepexco y les prendieron fuego.

Cuando caminaban hacia el Palacio, los habitantes se toparon con Orlando y Julio quienes se encontraban escondidos entre la maleza y los señalaron como los otros dos secuestradores que lograron escapar. Sin embargo, la Policía Municipal los detuvo y trasladó a la comandancia de Tepexco, donde posteriormente la población los liberó para lincharlos.

Luego, un hombre llegó a la comandancia de Tepexco para preguntar sobre la situación de Orlando, así como de Julio, y se identificó como patrón de los dos, por lo que la población de inmediato lo retuvo y lo señaló como el líder de la banda de secuestradores, por lo que también los golpearon y lincharon.

Por la noche, relata el señalado rotativo, los pobladores aprovecharon una distracción de las fuerzas estatales para linchar a dos personas más, quienes también fueron colgadas en la zona. Se desconoce, hasta el momento, quiénes son.

Sigue la tensión

El Sol de Puebla realizó un recorrido por la zona tras los linchamientos y reportó una tensa calma en el municipio de Cohuecan donde los pobladores resguardan la región, armados con machetes y escopetas.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.