La violencia hacia las personas LGBTI prevalece en absolutamente todos los sectores de la sociedad sin hacer excepciones por edad, nivel de educación, posición económica o género. En este sentido, una investigación encontró que el bullying homofóbico es una realidad dentro de las escuelas secundarias de Monterrey.

El estudio realizado por Luis Manuel Rodríguez Otero, académico de la Facultad de Trabajo Social de la Universidad Autónoma de Nuevo León define al bullying homofóbico como la violencia verbal, física o social entre iguales, bajo un contexto escolar y se aplica en contra de estudiantes LGBTI, pero también afecta a heterosexuales (sobre todo si su imagen o comportamiento no se apegan a los estereotipos de género).

Tras entrevistarse con 130 integrantes (50% eran hombres y 50% mujeres) del estudiantado del último grado de cuatro escuelas distintas, Rodríguez Otero encontró que el 44.54% reconoce haber presenciado acoso en su escuela y el 31.29% dijo que las agresiones se relacionaron con la orientación sexual, cuando en otros países, esta cifra alcanza cifras apenas entre 18 y 25%.

¿Cómo se manifiesta la violencia homofóbica?

A través de las mismas entrevistas, fue posible identificar las distintas manifestaciones de bullying homofóbico siendo la violencia verbal la de más incidencia (46%); por su parte, la psicológica representa el 17%; las agresiones físicas toman el 13%; 7% es a través de dispositivos electrónicos en lo que se conoce como ciberbullying; finalmente, en el 3% de los casos se reportó aislamiento social (14% no especificó el tipo de violencia.

Sobre la identidad de los agredidos, las personas participantes indicaron que la mitad de las víctimas era identificadas y acosadas como gays; 24% como lesbianas, y un 18% indicó que los actos violentos se dirigían a “gays y lesbianas” (englobados).

Con respecto a los agresores, el 52% prefirió no especificar el género de aquellos a quienes tenían identificados como tal, pero los que sí lo detallaron señalaron que el 86% son hombres.

Las causas del bullying homofóbico

Aunque no puede definirse una causa específica del bullying homofóbico Rodríguez Otero señala que hay distintos factores sociales, familiares e institucionales que se involucran,

– Uso cotidiano de lenguaje homofóbico.

– La exclusión por parte de ciertos colectivos/grupos a las personas LGTBI.

– Invisibilidad de la diversidad sexual en las aulas.

– Mitos y estereotipos socialmente aceptados respecto a las personas LGTBI.

– Que el entorno social y/o familiar desconozca la orientación sexual de la víctima.

– Existencia de contenidos LGTBI-fóbicos en los contenidos académicos y/o explicaciones del profesorado.

– Temor a denunciar los hechos porque podría evidenciar la propia orientación sexual oculta.

– Inexistencia de referentes de ayuda entre la población LGTBI.

– Temor de las víctimas a ser rechazadas por el profesorado.

Las consecuencias del bullying

Cualquier manifestación de acoso escolar puede traer consecuencias graves que van desde dificultades de aprendizaje y problemas de autoestima, hasta deserción escolar, ansiedad, depresión, e incluso, riesgo de suicidio.

Con la investigación Rodríguez pudo identificar a siete víctimas de bullying homofóbico y resalta este testimonio: “Me insultan por el Facebook diciéndome lesbiana, pu… y cosas así, y en la escuela me tiran golpes”.

Foto propiedad de: Christian Sterk / Unsplash

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.