El bebé secuestrado el sábado en San Nicolás fue localizado muerto este miércoles en Ramos Arizpe, Coahuila, mientras que su asesino, quien también mató a su padre, fue detenido horas antes por las autoridades en esa localidad coahuilense.

Tras la captura de Mario L., realizada por agentes de la Policía Ministerial de Nuevo León en coordinación con Coahuila, se logró establecer dónde había sido abandonado el bebé de tan sólo tres meses de vida.

Los agentes ministeriales de ambos estados y servicios periciales acudieron a la carretera Monterrey-Saltillo, cerca de donde abandonó el automóvil, ahí dejó el cuerpo del niño en una alcantarilla, cubierto con plásticos y basura. El cuerpo del menor fue llevado al anfiteatro de Saltillo, donde se le practicaría la autopsia de ley correspondiente.

Los agentes de la Policía Ministerial de Nuevo León le ejecutaron la orden de aprehensión por el delito de homicidio y fue trasladado al penal del Topo Chico. El presunto asesino custodiado por un grupo de agentes ministeriales ingresó al penal a las 20:50 horas, donde seguirá el proceso por el delito de homicidio y lo que resulte.

Alrededor de las 12:00 horas fue localizado el cadáver cerca de donde el sábado, tras los hechos, las autoridades hallaron el auto en el que se había dado a la fuga el responsable del rapto, y quien además asesinó a martillazos al padre del menor.

Decker Alexander Martínez Martínez, de 3 meses de edad, es el menor fallecido, de quien su cuerpo fue hallado en el kilómetro 25.4 de la Carretera Libre a Saltillo, sin que se hayan determinado aún las causas de la muerte del bebé.

Elementos de la Agencia Estatal de Investigaciones, tanto del estado de Coahuila, como de Nuevo León, acudieron a la zona de los hechos, además de personal de Servicios Periciales. En cuanto al presunto responsable de los hechos, Mario L. R., de 52 años, ya se encuentra detenido y a disposición de las autoridades investigadoras de Nuevo León.

El mismo día del homicidio y secuestro, fue ubicado en el kilómetro 22 de la Carretera a Saltillo, en Ramos Arizpe, el auto Pointer color blanco, con placas de circulación PFK-904-B del estado de Michoacán, en el que se dio a la fuga con el menor.

Al continuar las autoridades con la búsqueda del presunto y del menor, localizaron al bebé sin vida, a unos metros de donde había sido encontrado el vehículo Pointer.

La madrugada del sábado Mario llegó con un martillo al domicilio del hermano de su expareja, quien se encontraba con su esposa, y el hijo de ambos, en un domicilio de la calle Azucena, en la Colonia Paseos Nogalar, en San Nicolás de los Garza.

En el lugar el presunto privó de la vida al papá del menor, Óscar Uriel Martínez Gómez, de 18 años, al que golpeó en repetidas ocasiones en la cabeza con un martillo, para luego amarrar de manos y pies a la esposa del occiso, Fátima Nallely.

Más tarde el prófugo se llevó al bebé, dándose a la fuga en el auto Volkswagen Pointer que fue encontrado horas después, mientras que la mamá del niño tras desatarse pidió la ayuda de su familia, que habita en el mismo sector y llamaron a las autoridades.

Mario López habría cometido los hechos en venganza porque la hermana de Óscar Uriel se negaba a regresar con él y presuntamente la amenazó con hacerle daño a su familia.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.