Fausto Enrique Loría Ortiz sugirió en su cuenta de Facebook quemar a las mujeres que protestaron contra la violencia en la Ciudad de México. El agresor resultó ser empleado de la Fiscalía General del Estado de Yucatán, por lo que el gobernador Mauricio Vila pidió que fuera despedido por sus comentarios misóginos.

Fausto Enrique compartió el viernes pasado, 16 de agosto, en su cuenta de Facebook un video de como una mujer manifestante le arrebató su celular a la reportera de Milenio, Melissa del Pozo. Aunque el perfil del agresor ya fue eliminado, personas tomaron capturas de pantalla que evidencia su publicación misógina en la que escribió: “Porque no pasa una pipa llena de gasolina y les prendefuego?? De vedd que patético” (sic).

A través de la misma red social, una mujer -identificada como Emily Castillo- denunció al hombre, que, según su perfil ahora inexistente, presumía trabajar en la FGE. Emily escribió un breve mensaje en el que criticó que por personas con esa mentalidad a las mujeres les da la desconfianza acudir a denunciar delitos a las autoridades: “Cómo esperan que vayamos a la Fiscalía General del Estado a denunciar las cosas que nos pasan, si la gente que trabaja ahí sugiere que nos prendan fuego?!?!!!”.

Este 19 de agosto, a través de redes sociales el gobernador Mauricio Vila confirmó que el agresor sí se llama Fausto Enrique Loría Ortiz y trabaja en la Fiscalía, pero por sus comentarios pidió que fuera dado de baja inmediatamente.

“En #Yucatán no toleramos la violencia contra las mujeres. Los comentarios en redes de Fausto Enrique Loría Ortíz, empleado de la @fgeyucatan, contravienen con los valores de nuestro gobierno. He dado la instrucción de que sea dado de baja inmediatamente de su cargo”.

El viernes pasado cientos de manifestantes protestaron contra la violencia hacia las mujeres en diversos estados. La más grande fue en la Ciudad de México, en la Glorieta de Insurgentes, donde exigieron seguridad y atender los casos de abuso sexual; también se registraron pintas, destrozos en el Metrobús y el incendio de una estación de policía.

Fotografía: Free-Photos/Pixabay