El reporte de desaparición de dos menores en Cadereyta, terminó en tragedia al ser encontrado uno de ellos sin vida y su primo con algunas heridas, tras ser arrastrados por la corriente del Río Ramos.

Los hechos provocaron la movilización de los puestos de socorro municipales y Protección Civil del Estado, quienes armaron un operativo de búsqueda. Las autoridades mencionaron que el reporte se realizó a las 14:00 horas del domingo, en un tramo del Río Ramos, cerca de la planta de agua de Cadereyta.

En ese momento los niños, de entre 7 y 10 años, estaban divirtiéndose ya que se bañaban para mitigar las altas temperaturas. Desafortunadamente el agua acumulada por las lluvias recientes, ocasionaron que se formara una creciente, que inició en el municipio de Rayones, Nuevo León.

El agua comenzó a fluir de forma abundante y esto aumentó el cauce del mencionado río. Al parecer los jóvenes no esperaban que llegara una creciente, pues las lluvias cesaron desde la noche del sábado. En pocos segundos y ante la mirada de varios testigos, los jóvenes fueron arrastrados por la violenta corriente de agua.

Al lugar de los hechos llegaron brigadistas de Protección Civil Municipal, quienes tras arribar al sector de inmediato iniciaron las labores de búsqueda y rescate. También se unieron elementos de Fuerza Civil y Protección Civil del Estado. Horas después se logró ubicar a unos de los jovencitos, quien terminó atrapado entre unos matorrales, desafortunadamente ya estaba sin vida.

Los brigadistas continuaron con la búsqueda del otro menor, quien es primo de la víctima y fue ubicado medio kilómetro después. En un principio las autoridades temían que hubiera corrido con la misma suerte que su primo, pero estaba vivo, aunque herido por el arrastre del agua.

Elementos de la Agencia Estatal de Investigaciones se hicieron cargos de las indagatorias. Posteriormente el cuerpo del niño desafortunado fue llevado al anfiteatro del Hospital Universitario, para realizar la autopsia de ley correspondiente.