Un total de treinta y nueve toneladas de basura y azolve fueron retiradas de las alcantarillas, parrillas y bocas de tormenta en toda la ciudad tras las lluvias registradas durante el fin de semana.

Personal de la secretaría de Servicios Públicos de Monterrey se abocaron a la limpieza de los drenajes pluviales tras las lluvias de viernes y sábado, logrando recolectar 18 toneladas en labores manuales y 21 toneladas a través del hidrojet.

La cantidad de basura que arrastró el agua de las lluvias ocasionó que los drenajes se taparan lo que a su vez impidió el libre flujo de las precipitaciones.

Tan sólo en la avenida Aztlán, a la altura de la estación del Metro Talleres, se recolectaron cuatro toneladas de basura. Además, se procedió a la limpieza de parrillas en Fidel Velázquez y Copán, donde apenas el jueves se habían dejado permeables los drenajes con las labores de mantenimiento.

En varios puntos de la ciudad, se observó que los desagües, canales, y ductos se llevaban más basura que agua.

La administración municipal que preside Adrián de la Garza, asumió como una prioridad convencer a la comunidad sobre la importancia de no tirar desechos en la vía pública para evitar las inundaciones y el caos que se genera en las vialidades cada vez que llueve, al formarse represas que perjudican a la población y a sus vehículos.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.