Luego de que el diputado de Morena, Porfirio Muñoz Ledo, dejó su cargo como presidente de la Mesa Directiva y lo cedió a la panista Laura Rojas, sus compañeros lo despidieron y le asignaron su curul en San Lázaro.

Mientras estaba en entrevista con medios, el coordinador de los morenistas, Mario Delgado, se acercó y le dijo:

“Gracias, Porfirio, gracias, eres el Batman de la democracia”.

A lo que Muñoz Ledo contestó:

“Y tú el Robin, pero el Robin a veces”.

Este 5 de septiembre, después de varias discusiones y tres intentos de votación, la Cámara de Diputados aprobó con 349 votos a favor, 42 contra y 37 abstenciones a Laura Rojas como presidenta de la Mesa Directiva, la morenista Dolores Padierna repite como vicepresidenta, y la acompañarán el panista Marco Antonio Adame y la priista Dulce María Sauri.

Mentada de madre fue de rabia

Muñoz Ledo aclaró que el “chinguen a su madre, qué manera de legislar” que soltó un día antes no fue dirigido a una personas o grupo de personas, sino a los procesos legislativos que considera “verdaderamente obsoletos”.

También dijo que la mentada de madre no fue de corazón, sino de rabia y cada quien decidirá si es merecida o no: “Pero primero tienen que saber a quién estaba dirigida, a procedimientos que son verdaderamente obsoletos”.

El legislador dijo que hubo una bancada que lo estuvo insultando, por lo que están recabando evidencias en fotos y videos para que sean enviadas a la Comisión de Ética y se realice lo que corresponda. Durante los días de discusión de quien lo reemplazaría, el PAN, Movimiento Ciudadano y PRD lo llamaron “espurio”, “dictador” y “usurpador”.

Con información de Reforma, Notimex y El Universal

Fotografía: Mario Jasso / Cuartoscuro

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.