Por Obed Campos.

Tanto como que los ciudadanos pidan su destitución, no, pero Jaime Rodríguez Calderón, el otrora popular Bronco, primer “Gobernador Independiente de Nuevo León” trae su popularidad y su imagen por los suelos.

Así lo reflejó una encuesta nacional sobre la popularidad de gobernadores que publicó esta semana El Financiero, en la que solamente Francisco Vega, mandatario de Baja California, salió peor calificado, con 19 puntos porcentuales, en tanto que Jaime, alcanzó solamente el 21 por ciento de la aprobación ciudadana.

Según esa encuesta Rodríguez Calderón alcanzó el 74 por ciento de desaprobación de los ciudadanos, y de los 32 mandatarios es el segundo peor evaluado. Esto en cristiano quiere decir que más o menos de 4 ciudadanos 3 no quieren a El Bronco, a cuatro años de asumir el cargo y sacar al PRI del poder estrepitosamente.

Y mientras las aguas en Nuevo León se enturbian más, y no precisamente por las tormentas tropicales sino políticas, son cada vez más representantes de la sociedad civil los que exigen al Congreso aplicarse en el tema de la posible destitución del Gobernador, para que no vayan a salir con una simple multa o amonestación.

Los que saben para que lado se pandea el asunto de la política local, dicen que aunque es muy improbable que Jaime se vaya, porque a los diputados ya les llegaron al precio, el que va a pagar los platos rotos va a ser el Secretario General de Gobierno, Manuel González, quien ya perdió dos amparos que solicitó, y ayer guardó silencio y no quiso hablar del inicio del procedimiento en su contra en el Congreso Local como parte de la sentencia dictada por el Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación.

Extrañamente, nadie ha mencionado si en la distracción de empleados de gobierno para recabar las firmas a favor de El Bronco para su fallida campaña presidencial se ha acusado a la secretaria de Educación, María de Ángeles Errisúriz Alarcón, que comisionó mucho personal, al igual que el doctor Manuel de la O Cavazos, secretario de Salud, quien hizo lo propio.

Mientras tanto hay, en términos beisboleros, al menos dos posibles relevos para Manuel que ya calientan el brazo. Si me lee usted el lunes le doy los nombres.

Ah, y con todo y que María Deyanira Balboa se haya echado para atrás en sus acusaciones de y denuncias de los desvíos de recursos estatales para el programa “Aliados Contigo”, que no era más que la compra de posibles votos a favor de El Bronco, los líos legales siguen.

Pase usted un feliz fin de semana.

obed@sdpnoticias.com

@obedc

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.