En sinergia con la personal de la Universidad Autónoma de Nuevo León y Parques y Vida Silvestre del Estado de Nuevo León, la Procuraduría Federal de Protección al Ambiente de Nuevo León, rescató a un oso negro en el municipio de Monterrey.

Lo anterior, luego de un reporte enviado por parte de un plantel educativo, donde se dio a conocer la presencia del plantígrado al interior del campus en la zona de Valle Alto, donde se activó el Protocolo Interinstitucional de Vida Silvestre para realizar las maniobras de manejo del ejemplar.

Para esto fue instalada una jaula de captura y tras reportarse su contención, el inspector de la Profepa constató que se trataba de un ejemplar de oso negro (Ursus americanus eremicus), hembra, con un peso de 76 kilogramos, el cual tras evaluar sus condiciones físicas y de salud, se determinó estar en buen estado físico. Esta subespecie de oso se encuentra listada en la Norma Oficial Mexicana NOM-059-SEMARNAT-2010 en la categoría de en peligro de extinción.

Posteriormente, el animal fue trasladado para su liberación en un área despoblada del Municipio de Monterrey, al interior del Parque Nacional Cumbres de Monterrey. La PROFEPA exhorta a la población a no ofrecer alimento a los osos, así como resguardar en un lugar seguro la basura que generan los centros recreativos, para evitar que se acerquen a las áreas de convivencia humana.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.