La asociación ambiental Reforestación Extrema lanzó la petición digital para juntar 5 mil firmas y solicitar a la Secretaría de Desarrollo Sustentable la ampliación de la zona de conservación de la actual superficie de la Sierra de Picachos.

Esta sierra es un objetivo de las pedreras que continuamente talan árboles y destruyen la vegetación, afectando la fauna nativa y provocando cantidades de partículas sólidas contaminantes en el aire que generan irreversibles daños a la recarga natural hídrica del subsuelo.

La petición en internet promueve detener los daños causados por las pedreras. “¡No permitamos que nuestros niños reciban en herencia un paisaje desolador, desértico y desesperanzador!”.

La petición pide la expansión de la protección mediante una nueva área natural protegida que se denominará “Reserva Natural Estatal Sierra Picachos”, la cual busca tener una extensión de 166 mil 52 hectáreas, pasando de siete a ocho municipios, con la inclusión de Zuazua, N.L.

“Con la nueva área natural protegida podremos consolidar la protección integral de la Sierra de Picachos, para llenar la omisión de conservación que dejaban fuera del régimen de protección zonas prioritarias, esto, sin limitar las actividades de recreación, ganadería y aprovechamiento sustentable de la zona por sus pobladores, comuneros, visitantes y propietarios de tierra”, dice la solicitud de firmas de Reforestación Extrema.

Destacan que en los años 2000 y 2003 se publicaron en el Periódico Oficial del Estado decretos en los cuales se declaró su designación como área natural protegida que fue sobre una totalidad de 75 mil 872 hectáreas de la Sierra de Picachos. No obstante, lo anterior deja fuera de la protección áreas importantes para preservar adecuadamente el entorno.

“Las zonas que fueron omitidas en la protección y conservación de las declaratorias presentan múltiples amenazas, entre ellas, la extracción de material pétreo en áreas vulnerables por parte de pedreras como la empresa Matrimar, las cuales han afectado las escorrentías superficiales y los mantos freáticos que alimentan el ojo de agua de la Comunidad de Benavides Grande, así como el Parque Nacional ‘El Sabinal”.

“Estos, actualmente se encuentran en estado crítico por falta de agua, igualmente, perjudica las norias de los pobladores de la región. Al omitirse áreas importantes de conservación en el área natural protegida de 2001 y 2003, han crecido las amenazas al ecosistema que ponen en peligro el balance ecológico de nuestro estado, afectando la flora, fauna, así como el flujo hídrico”, indica la petición.

La encuesta lanzada hace cinco días cuenta, hasta el momento, con 3 mil 918 firmas de 5 mil.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.