Por Obed Campos.

Entre tanta ebullición política por la que atraviesa Nuevo León, muchos no vemos el (mal) estado en que se encuentran nuestros sistemas de seguridad y las patéticas respuestas del encargado del área, quien se quiere hacer el chistoso para ocultar su aparente incompetencia.

Fiel a su costumbre, Aldo Fasci Zuazua salió ayer a decir lo que es obvio y evidente: que no tiene una “varita mágica” y que “Superman no existe”, para enfrentar a la delincuencia que ha hecho de Nuevo León su coto.

Y por si fuera poco, a estas linduras agregó otra obviedad, porque detalló que en la entidad “hay gente violenta que además tiene armas bajo su poder”.

¿Y qué quería? ¿Qué los sicarios anduvieran armados con resorteras o con ligas?

Eso sí, dijo una verdad sobre los delincuentes: “Nosotros tenemos que detenerlos”. Pues si para eso le pagan.

Otro que engaña con la verdad es Julio Cesar Puente, presidente del Consejo Ciudadano de Seguridad Pública, quien al menos reconoció que la delincuencia ya rebasó a la autoridad…

La pregunta del millón de dólares, para el señor presidente, es que no nos dé el trapito, sino el remedio.

Porque si es presidente del Consejo Consultivo Ciudadano de Seguridad Pública, en este caso de violencia que vive el estado ¿qué aconseja, señor presidente?

Porque mientras tanto la sangre llega al río: Delincuentes sembraron el terror al tratar de esconderse de la policía que los perseguía introduciéndose a una tienda Soriana… Y cuatro presuntos pistoleros enfrentaron a Fuerza Civil y acabaron muertos.

Todo es tan obvio, como una frase aparecida hoy en una sección policíaca de un periódico de Monterrey:

“Ahora el principal temor de la afectada es que la camioneta sea utilizada para realizar otras actividades ilícitas…”

El que la redactó se refiere al legítimo temor de la víctima a quien le robaron una camioneta a punta de pistola, como si los bandidos pensaran en usar el vehículo para ir a misa y no “para realizar otras actividades ilícitas…”

obed@sdpnoticias.com

@obedc

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.