En las últimas casi tres décadas, el costo de los llamados “polleros”, personas que cruzan ilegalmente a mexicanos hacia Estados Unidos, se ha incrementado en más de ocho mil por ciento, pues en 1992 el pago promedio osciló en 993 pesos y en 2017 alcanzó 86 mil 907 pesos.

De acuerdo con el “Anuario de migración y remesas” elaborado por BBVA y el Consejo Nacional de Población, el incremento en ese costo de 1994 a 1995 (cuando ocurrió el error de diciembre) fue de más de un 100 por ciento; en tanto, en 2013 y 2017 creció 22 por ciento promedio anual.

Además, entre 1994 y 2018 la población migrante mexicana en Estados Unidos prácticamente se duplicó, al pasar de 6.5 millones a 12.3 millones el año pasado, de acuerdo con la Encuesta Continua de Población (CPS, por sus siglas en inglés).

Solo entre 1996 y 2005 arribaron a la Unión Americana casi cuatro millones de personas; mientras que de 2006 a 2017 la cifra disminuyó a 2.2 millones de mexicanos.

El documento expone que el flujo de migración mexicana al vecino país pareciera estable desde hace 10 años; en tanto, la población de origen mexicano alcanzó 38.4 millones el año pasado (considerando a la de segunda y tercera generación), lo que representó un aumento de 2.5 por ciento frente a 2017.

De acuerdo con el reporte, datos de Pew Research Center estiman que en 2016 alrededor de 5.4 millones de personas mexicanas no contaban con documentos para su estancia legal en aquel país.

Asimismo, que en 2008 registró el mayor número de detenciones de mexicanos por parte de autoridades estadounidenses, de 884 mil connacionales, cifra que ha disminuido hasta llegar a 220 mil en 2017, lo que representa 47.7 del total.

“En los últimos años, las personas mexicanas repatriadas por autoridades de Estados Unidos han disminuido; sin embargo, el tiempo de estancia en el país vecino se ha incrementado. En 2012, el 32 por ciento de la población mexicana repatriada declaró haber permanecido un año o más y, en 2017, el porcentaje aumentó a 38.7 por ciento”.

A su vez, los estados con más detenciones de población migrante mexicana siguen siendo Texas, California y Arizona; no obstante, se observa una reducción, y es que en 2017 ocho cada 10 detenciones fueron en esos estados y en 2014 fueron nueve de cada 10.

Fotografía: archivo/ Cuartoscuro

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.