El presidente de Irán, Hassan Rouhani, denunció este jueves ante la 74ª Asamblea General de las Naciones Unidas que los iraníes son víctimas del despiadado “terrorismo económico” de Estados Unidos, por lo que nunca negociará con el “enemigo”.

“Soy de un país que ha resistido el terrorismo económico más despiadado y ha defendido su derecho a la independencia y al desarrollo de la ciencia y la tecnología”, afirmó Rouhani ante jefes de Estado y de gobierno, primeros ministros, monarcas y ministros de los 193 países miembros de la ONU.

Destacó que, al imponer sanciones y amenazas extraterritoriales contra otras naciones, Estados Unidos busca privar a Irán de las ventajas de participar en la economía global, y ha recurrido a la piratería internacional mediante el mal uso del sistema bancario internacional.

“Los iraníes hemos sido los pioneros de los movimientos de búsqueda de libertad en la región, al tiempo que buscamos la paz y el progreso para nuestra nación y para nuestros vecinos; y nunca nos hemos rendido a la agresión e imposición extranjeras”.

Por esa razón, agregó, que la respuesta de Irán a cualquier negociación con Estados Unidos siempre será negativa, mientras sigan las sanciones económicas en su contra: “No podemos creer la invitación a la negociación de quien afirman haber aplicado las sanciones más severas de la historia contra la dignidad y la prosperidad de nuestra nación”.

“Irán nunca negociará con un enemigo que busque hacer sufrir a Irán con las armas de la pobreza y las sanciones. Nuestra respuesta a las conversaciones bajo presión es No”, subrayó el mandatario en su discurso ante la ONU, difundido en vivo por la televisión del organismo.

¿Cómo alguien puede creer que el asesino silencioso de una gran nación y la presión sobre la vida de 83 millones de iraníes, especialmente mujeres y niños?, cuestionó el mandatario y insistió en que Irán “nunca olvidará y perdonará estos crímenes y criminales”.

Afirmó que el gobierno estadounidense aplica de “manera adictiva” sanciones económicas contra otros países Venezuela, Cuba, China y Rusia y condenó la actual actitud que tiene sobre el Plan de Acción Integral Conjunto (JCPOA), firmado en 2015 entre Irán y las potencias internacionales.

La salida de Estados Unidos del acuerdo nuclear no sólo viola las disposiciones de la Resolución 2231 del Consejo de Seguridad de la ONU, además constituye una violación de la soberanía y la independencia política y económica de todos los países del mundo, afirmó.

Recordó que a más de un año de la retirada estadounidense del JCPOA, Irán se ha mantenidos fiel a todos sus compromisos nucleares de conformidad con el acuerdo y la Resolución 2231, sin embargo, “desafortunadamente, sólo escuchamos palabras hermosas sin presenciar una medida efectiva”.

El mandatario también se refirió a los planes de Estados Unidos de establecer una coalición internacional para garantizar la seguridad en el Golfo Pérsico, concretamente en el Estrecho de Ormuz, asegurando que cualquier seguridad extranjera es una clara muestra de intervención en la región e intensifica la tensión.

“La seguridad de la región se reinstaurará con la salida de los militares estadunidenses y no con sus armas y sus intervenciones. Estados Unidos no logró reducir los atentados terroristas; pero la República Islámica, con la ayuda de las naciones y los gobiernos vecinos puso fin a la sedición del Estado Islámico”.

Dirigiéndose a los países vecinos de Irán, el presidente afirmó que su paz, seguridad e independencia también es de lo iraníes: “Estados Unidos no es nuestro vecino. La República Islámica es su vecino… En los días difíciles, ustedes y nosotros nos quedaremos solos. Nosotros somos vecinos entre sí, y no de Estados Unidos”.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.