Pedro Vázquez Villalobos, Arzobispo de la Arquidiócesis de Antequera, acusó que la legislación del Congreso de Oaxaca que aprobó la despenalización del aborto en la entidad, es un claro “signo de muerte”.

A través de un comunicado de prensa, Vázquez Villalobos hizo un llamado a los ciudadanos oaxaqueños recalcando que la entidad “ama la vida” y se opone a leyes que deterioran la consciencia, pues argumentó que con esto: “se va viendo amenazada toda la dignidad, la persona humana”.

El miércoles 25 de septiembre, con 24 votos a favor en lo general, el Congreso de Oaxaca aprobó la despenalización del aborto dentro de las primeras 12 semanas de gestación, con lo cual la entidad se transforma en la segunda a nivel nacional que avala la Interrupción Legal del Embarazo.

Sin embargo, la Iglesia Católica en su pronunciamiento reiteró que seguirá promoviendo “el cuidado de la vida, desde su concepción hasta la muerte natural”, con lo cual también se opone a la iniciativa de la eutanasia en México.

“Hacer leyes que promuevan la muerte de los no nacidos, causa un grave deterioro moral, (…) no se protege al indefenso, ni se defiende al débil; (…) nos manifestamos en contra de estos enfoques legales que son claros signos de muerte”

Aborto atenta contra dignidad humana, insiste arzobispo de Oaxaca

Según el arzobispo, con la despenalización del aborto se atenta contra la dignidad humana, por lo que la iglesia se opondrá a que “el hermano mate a su hermano, que la madre mate a su hijo”, mientras promueve “el valor de la familia”.

En la sesión durante la cual se aprobó la despenalización del aborto en Oaxaca, se establece que la práctica no es un método de planificación familiar, aunque sí una alternativa para preservar la salud de las mujeres que recurren a ella en la clandestinidad.

Fotografía: Estación Foto / Cuartoscuro