El diputado del PT, Gerardo Fernández Noroña, fiel a su tradición como opositor, se pronunció en contra de la iniciativa para el etiquetado frontal en alimentos y bebidas no alcohólicas.

Ante el pleno de la Cámara de Diputados, el petista afirmó: “yo no comparto la alegría que se ha manifestado en tribuna respecto a esta determinación” y para ello esgrimió una argumentación basada en el consumo de fructuosa en lugar de azúcar.

“La obesidad es generada en buena medida por la fructuosa que se usa en lugar del azúcar para endulzar”,

De acuerdo con el diputado del Partido del Trabajo, sí bien la iniciativa constituye un paso, este es insuficiente porque la alerta recae sólo sobre el producto y no sobre el tema, para lo cual citó como ejemplo la “campaña feroz” contra la manteca de cerdo.

Recordó que cuando era niño, se tildó a la manteca como un producto nocivo contra la salud “y ahora resulta que los aceites que se están utilizando son mucho más perjudiciales que la manteca de cerdo”, aunque en su época dicho producto se apartó del mercado.

Por ello, Fernández Noroña propuso que se promueva el uso del piloncillo o el azúcar mascabado, abordando las calorías no en abstracto, sino promoviendo el deporte entre los niños, pues debido a la falta de promoción se genera un círculo vicioso.

“No sólo tiene que ver con la alimentación, creo que los etiquetados tendrían que ir más lejos, porque hay cosas que se presentan como alimentos y no lo son, son verdaderamente dañinos a la salud de nuestro pueblo y tienen un consumo bárbaro”

Noroña ve en fructuosa el veneno que enferma a México

El diputado citó otro ejemplo, dijo que mientras se considera el consumo de la Coca Cola como un altamente pernicioso pues contiene doce cucharadas de azúcar, según el diputado, en realidad su contenido es en fructuosa y por ende peor.

“La gente toma jugos pensando que es mucho más sano, pero en realidad tiene un impacto absolutamente lesivo en la salud de nuestro pueblo”

Pese a toda la argumentación, Noroña enfatizó que no votará en contra, que todo lo esgrimido se trata de una reflexión para conminar a sus compañeros legisladores a que observen la insuficiencia sobre la decisión del etiquetado frontal, porque “el pueblo” no lee ni las etiquetas de lo come y porque la mayoría de los alimentos con fructuosa se venden en escuelas públicas y privadas, añadió.

Fotografía: Mario Jasso / Cuartoscuro

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.